Estás leyendo:
‘Urubú’, el regreso a los niños de Chicho Ibáñez Serrador
4 min

‘Urubú’, el regreso a los niños de Chicho Ibáñez Serrador

Se estrena la película del hijo del legendario maestro del fantástico español, que firma un homenaje al cine de Chicho y a la denuncia de '¿Quién puede matar a un niño?'

chicho-ibáñez-serrador-urubu-cine-con-ñ

Al realizador Alejandro Ibáñez Nauta, hijo del legendario Chicho Ibáñez Serrador, lo de hacer ficción le daba miedo. La alargada sombra de su padre y las inevitables comparaciones evitaron durante años que Ibáñez Nauta saliera de la creación de documentales y de la dirección de Prointel, la productora que fundó Chicho en 1970. Pero, cuenta el realizador a Cine con Ñ, un sentimiento hizo que desapareciese el complejo: «Urubú nació cuando, como hijo, me di cuenta de que mi padre se moría».

Fue por eso que Alejandro Ibáñez se planteó rápidamente hacer una película de homenaje al cine de su padre. Al principio, iba a un proyecto pequeño para disfrute interno y familiar: «Me puse a escribir Urubú como un corto o mediometraje, en la selva, y sobre todo con la referencia de ¿Quién puede matar a un niño? (1976). Pero viendo que hacer un mediometraje iba a tener un coste similar a hacer un largometraje, decidimos alargarlo», explica el director.

Alejandro Ibáñez Nauta (derecha) junto a su padre, Chicho Ibáñez Serrador (izquierda). Fuente: Begin Again

El resultado es la historia de un fotógrafo (Carlos Urrutia) que viaja con su familia al Amazonas en busca de la preciada instantánea de un pájaro poco común, el urubú albino. Pero el viaje se tuerce con la desaparición de su hija en medio de la selva. Como la de ¿Quién puede matar a un niño?, la película mantiene una explícita denuncia social: «Queríamos mantener la esencia del mensaje de la película de mi padre: somos unos egoístas y nos estamos olvidando de los niños», asegura Ibáñez Nauta.

Para el director de Urubú, que se estrena el 18 de septiembre en cines, el contundente mensaje en pro de la protección de la infancia que hizo Chicho Ibáñez Serrador se mantiene más vivo que nunca 40 años después de la icónica película de los 70: «Creo que hemos ido a peor en ese sentido. Ya no es sólo las guerras, hoy podemos pensar rápidamente, por ejemplo, en la prostitución infantil, la pedofilia en redes sociales o el esclavismo para sacar litio. Se ha perdido aún más inocencia de nuestro pequeños».

Alejandro Ibáñez Nauta vuelve a reivindicar mucho del sentido comunicativo que había detrás del cine de su padre: «Hay ya pocas películas con denuncias tan explícitas como ¿Quién puede matar a un niño?. Mi padre siempre decía que el cine está para entretener, pero también para educar. Y en Urubú hemos intentado seguir ese camino: señalar al futuro, que es de los que son ahora los más vulnerables».

Además de en el fondo, la película busca también replicar el estilo del fantástico de las películas y las Historias para no dormir de Chicho Ibáñez Serrador. Su hijo explica que en Urubú querían conseguir a nivel estético «una película muy setentera y ochentera, con una gran presencia de música clásica y utilizando pocos efectos digitales». Y en cuanto al tipo de terror, el director quería respetar «no tirar de lo gore y, sobre todo, no poner ningún monstruo, algo que mi padre prefería no hacer».

Urubú también sigue la tendencia que marcó ¿Quién puede matar a un niño? de querer dar miedo a plena luz del día. «Para el terror de día hay que buscar romper con lo cotidiano y sacarlo de su contexto. Mi padre siempre ponía el mismo ejemplo: pon un bebé en medio de un bosque; ya te da miedo de por sí, pero si encima te sonríe ya te terminas de acojonar, sea de día o de noche. Lo que no te va a funcionar de día es el monstruo. El payaso de It sin oscuridad no da miedo», argumenta Alejandro Ibáñez.

Volcado homenaje al cine de su padre, el director de Urubú asegura que hay «muy poquito» de si mismo en la película: «He intentado que sea Chicho al 100%; un terror para la imaginación. De mi está la manera de dirigir a mi equipo, algo que también aprendí de mi padre: escuchar a los que me rodean y hacer las cosas con amor y dedicación«. Alejandro Ibáñez Nauta asegura, sin embargo, que sí estará su marca en su próxima película, que adelanta a Cine con Ñ que pretende rodar el verano que viene.

 

Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.