Estás leyendo:
Todos lo saben: cualidades más que de sobra
5 min

 

La expectación era grande y ya podemos confirmar lo, por otra parte, previsible. La aventura española de Asghar Farhadi ha sido un éxito. Todos lo saben es una gran película, y el hecho de que uno de los directores más interesantes del momento haya decidido rodar una película en España habla del gran potencial cinematográfico que tenemos. Es una reflexión parecida a la que hicimos en su momento con Jurassic World, pese a ser producciones evidentemente muy distintas. En Todos lo saben, España no solo pone el escenario y a un reparto plagado de all stars, sino también gran parte de los equipos técnicos y de producción, con la notable excepción del montaje, donde Farhadi ha mantenido a su colaboradora habitual, Hayedeh Safiyari.

El iraní no necesita de grandes escenarios para diseccionar la condición humana. Una mudanza, un fin de semana de amigos o una separación le valen. En este caso ha sido una familia que se reúne para una boda. Laura (Penélope Cruz) vuela desde Argentina con su hijo  pequeño y su hija adolescente, pero sin su marido Alejandro (Ricardo Darín), para asistir a la boda de su hermana (Inma Cuesta) en el pueblo en el que nacieron y crecieron. Allí se encontrará con su familia, y también con Paco (Javier Bardem), un antiguo novio de juventud. Lo que empieza siendo una celebración se convierte en un infierno cuando la hija de Laura es secuestrada. A partir de ese momento, la película se convierte en una cuenta atrás en la que el pasado vuelve con toda su crudeza. Mentiras, decisiones, cuentas pendientes y rencores se apoderan de unos protagonistas que ven sus vidas zarandeadas con violencia cuando menos lo esperaban.

Farhadi saca lo mejor de sí explotando los conflictos de los personajes, cocinando a fuego lento su bajada a los infiernos. El propio pueblo y sus habitantes saltan a la acción en la segunda parte de la película, mostrando unos odios y conflictos gestados tiempo atrás y nunca resueltos. La tierra y su propiedad como fuente de conflicto. Una historia tan antigua y universal como el mundo mismo, al igual que la mentira, el orgullo o el resentimiento. El director aprueba con holgura en la primera parte de la película, donde más podía haber patinado de haberse dejado llevar por estereotipos, para encontrarse con el registro habitual de su cine en la segunda. Como ocurre a menudo con este tipo de películas con secuestros de por medio, la propia investigación acaba siendo lo de menos. Es el espectro de emociones humanas lo que domina la función, aunque no se puede negar que esto acaba haciendo del final algo precipitado e incluso anticlimático. En cualquier caso, lo importante era lo de antes.

Penélope Cruz está enorme liderando un reparto de absoluto ensueño. Su Laura ríe, llora, grita y es incapaz de hacer cualquiera de estas cosas por momentos, entregando una actuación que ocupará un lugar privilegiado en su ya dilatada y exitosa carrera. Bardem está fantástico también dando la réplica, sufriendo en sus propias carnes unos acontecimientos que en principio no le tocaban directamente, y construyendo un personaje espontaneo y con un punto ingenuo que representa a la perfección la figura de nuevo terrateniente. Darín demuestra su enorme categoría al dejar su rastro en una película en la que aparece a mitad del metraje, cuando Cruz, Bardem y el resto del reparto ya se han adueñado de la pantalla. Y ojito al resto del reparto. Eduard Fernández, Inma Cuesta, Bárbara Lennie, Elvira Mínguez y Ramón Barea podrían perfectamente mantener una películas por sí mismos. No se puede decir que Farhadi se haya lanzado a la piscina a lo loco.

Todos lo saben confirma el gran momento del cine español. Estamos hablando de que uno de los mejores directores de la actualidad ha decidido venir a trabajar aquí; sería interesante ver qué dicen los detractores de oficio. Aunque el resultado pueda ser inferior a las cotas más altas de su carrera (Nader y Simin, una separación y El viajante), Todos lo saben es una película con cualidades más que de sobra para ser celebrada por motivos exclusivamente cinematográficos. Un drama fantásticamente realizado que junta a uno de los mejores repartos que cualquiera pueda imaginar. Además, aquí, que para eso somos un página de cine español, celebramos la excepcionalidad que supone que uno de los mejores directores del mundo quiera hacer una película en España.

 

Carlos Pintado (@CarlosPM76)

 


Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.