Estás leyendo:
Tiempo después: a veces con volver es suficiente
4 min

 

Año 1989. Una película descolocó a crítica y público. Las reacciones se movieron en los términos habituales de rechazo e incomprensión de cuando se tiene ante sí algo totalmente nuevo, original y personal. Muy personal. Tanto que nadie más que la persona a cargo, José Luis Cuerda en este caso, podría hacerlo así. Solo el paso de los años colocó a esta maravilla en el escalafón de obra maestra sin paliativos que se merece.

Nos vamos ahora al año 9177 y nos encontramos a una humanidad que se divide entre un edificio en el que se mantiene una vida similar a la que podamos vivir ahora (con sus bares y sus establecimientos, sus religiones y su rey), y un páramo rural en el que viven los parados. Este es el punto de partida de Tiempo después, la nueva película de José Luis Cuerda en la que vuelve al estilo de comedia gamberra pero también elevada, y en todo momento surrealista, que le encumbró con Amanece que no es poco.

Las comparaciones son tan odiosas como, en este caso, inevitables. Hay una evidente “merma ontológica” desde Amanece que no es poco hasta Tiempo después. Seguramente el marketing haya jugado una mala pasada: la referencia al mítico título de 1989 ha creado unas expectativas que la nueva entrega simplemente no es capaz de cumplir. Tiempo después está lejos de ser una película redonda. Es una delicia volver al universo particular de Cuerda y a regodearse con los personajes y gags que se van sucediendo, que encima están interpretados por una magnífica selección de intérpretes (algunos de los cuales, como los ex Muchachada Nui Joaquín Reyes, Raúl Cimas y Carlos Areces, son herederos directos del maestro manchego), pero el conjunto no termina de salir a flote.

El arranque es esperanzador, pero al final lo que se disfrutan son las disparatadas situaciones y conversaciones. Se podrían pasar horas viendo a estos personajes, pero la película no consigue en ningún momento construirse como una unidad que esté a la altura de sus partes. Es como si el esquema convencional de planteamiento, nudo y desenlace atrapase a unos personajes que tienen mucha más vida de la que pueden mostrar dentro de los márgenes de la historia narrada. El desarrollo de la película plantea una crítica social sobre el mundo contemporáneo en el que el poder, las religiones, la juventud y en realidad todo lo que se ponga por delante reciben lo suyo. Un mensaje totalmente legítimo, faltaría más, y además bastante acertado para el mundo en el que vivimos y las personas que lo habitan, pero que tampoco respira con naturalidad en medio de tanto potencial cómico.

Es bonito comprobar cómo el influjo de Cuerda ha sido capaz de unir a cómicos de diferentes generaciones para sacar adelante el proyecto (y a la vez triste que un director con esta trayectoria necesite de estos malabarismos para hacer su película). Hay décadas de comedia española reunidas en ella. Tiempo después es un acontecimiento muy feliz para el cine y la cultura española, una celebración del gran nivel de nuestra comedia. Y como película, que en el fondo es de lo que hablamos ahora, es divertida sin alcanzar cotas excepcionales.

Igual hay momentos que no se pueden repetir y ya está. ¿Qué diríamos de esta película si nos enfrentásemos sin expectativa ninguna a ella? La sorpresa no era una opción para Tiempo después, y su disfrute viene más por reproducir unas formas que nos fascinaron en el pasado que por haber propuesto nuevamente algo genial. Pero cuidado. Quizás no es un humor del gusto de todo el mundo -y, otra vez, esto de las expectativas y las sombras alargadas- pero seguimos estando ante una película de gran calidad y muy divertida. Seguramente Tiempo después acabe quedándose como una nueva visita al universo espiritual de Amanece que no es poco con una inspiración mucho menor que la original. ¿Saben lo que pasa? Que a veces solo con volver es suficiente.

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.