Estás leyendo:
Taquilla y coronavirus: el cine español deja escapar una cartelera sin Hollywood
5 min

Taquilla y coronavirus: el cine español deja escapar una cartelera sin Hollywood

A pesar del tirón de las comedias estrenadas en verano, la recaudación del cine español se hunde y es incapaz de aprovechar la ausencia de blockbusters para recuperar mercado

taquilla

No es un año fácil para la taquilla en ningún país y poca responsabilidad se puede atribuir a creativos y empresarios del cine español en la pandemia mundial. Sin embargo, si hay un debe que vuelve a apuntarse en la gestión del ámbito cinematográfico español, y es no haber aprovechado la ausencia de grandes estrenos de Hollywood para aumentar su cuota de mercado, contribuyendo de paso a la supervivencia de las salas.

La recaudación total a fecha del 11 de octubre, en datos del Ministerio de Cultura, confirma una debacle inevitable: se han recaudado 151 millones de euros frente a los 481 del año pasado a la altura de la semana 41, y es prácticamente imposible que se igualen los 624,1 millones de euros totales de 2019, que, con todo, tampoco fue precisamente el mejor año para el cine español

Hay un fenómeno positivo pero algo engañoso: la recuperación de cuota de pantalla. En 2019 esta fue de un 15% frente al consumo de cine total en España. Entre las semanas 1 y 11, es decir, antes del confinamiento de primavera, la cuota del cine español se mantenía en un 16,3%. Desde la reapertura de cines en la semana 23 hasta el 11 de octubre alcanzó un 40%, según datos de Taquilla España. Eso la sitúa cerca del 24% en lo que va de año.

Son responsables de este recorte, aparte de la ausencia de estrenos importantes desde EEUU, dos comedias lanzadas este verano: Padre no hay más que uno 2, el gran taquillazo del año con 12.791.245 de euros recaudados y 2.286.981 de espectadores, y Superagente Makey, con 1.821.947 de euros y 327.004 espectadores. Pero su efecto se ha empezado a diluir, sobre todo por el abrupto salto de la comedia de Segura a Amazon Prime cuando aún continúa en exhibición en salas, además de las restricciones en Madrid y Barcelona.

Mientras tanto estrenos previstos para septiembre u octubre como Malnazidos o Bajocero decidieron retrasarse por las restricciones ante el empeoramiento de la pandemia en Madrid, cuyo peso en la recaudación es determinante.

¿Qué hace la taquilla en Francia?

Sin embargo, aunque las comparaciones sean odiosas, no hace falta más que cruzar Los Pirineos para ver como otros cines con más apoyo institucional que el nuestro han aprovechado mucho mejor la cuota de pantalla que la huida de las grandes superproducciones hollywoodienses han dejado.

Según recoge la revista Variety, la taquilla francesa se está recuperando gracias al impulso institucional del El Centro Nacional del Cine y la Imagen Animada (CNC; en francés, Centre national du cinéma et de l’image animée). En junio se aprobaron incentivos para estrenar durante el verano en un programa que iba a finaliza en agosto y se ha prolongado hasta finales de 2020.

Los exhibidores locales también están protegidos por un par de ayudas recién aprobadas: una de 50 millones de euros que cubre las pérdidas de taquilla, y otra de 34,3 millones de euros destinada a que las salas se mantengan a flote.

En 2019, las 10 películas más taquilleras en Francia incluían 7 películas estadounidenses y solo 2 francesas. En lo que va de 2020 hay 6 películas francesas en el top 10 para 2020, y hasta 14 en el top 25. En el caso español solo Padre no hay más que uno 2, Adu y Malasaña 32 -estas dos últimas estrenos preconfinamiento- entran entre las 10 más vistas, aunque la comedia de Segura ocupe el primer lugar. Entre las 25 más vistas solo 5 son españolas, sumando Hasta que la boda nos separe y Superagente Makey, a fecha del 11 e octubre.

Películas evento, el cierre de las ciudades y Amazon

«Para sacar a la gente de casa hay que construir un pequeño evento», aseguraba hace un año el productor Fernando Bovaira en una entrevista. Los datos de 2019 daban un descenso del 10% en la recaudación y la cuota de pantalla del cine español, que perdía terreno frente a los blockbuster capaces de hacerse

Explota, explota, que aunque ilustre esta noticia por ser una de las decepciones del año no se la puede culpar del todo del batacazo, es de las películas que más ha intentado ser esa clase de evento que se mete en las conversaciones. Lo han conseguido documentales como Eso que tú me das, que ya es el filme de su género más visto en esta década en España.

Mientras la situación de las salas empeora cada semana, a pesar de hitos como los ya mencionados o propuestas arriesgadas, la diferencia más clara parece estar en el apoyo institucional recibido por el sector. En un contexto en que en general la cultura se siente abandonada ante esta catástrofe sobrevenida, se vuelve a demostrar cómo perjudica al audiovisual patrio el tópico de ser «un sector subvencionado» cuando es uno de los cines que dentro de nuestro entorno recibe menos ayudas, con Hollywood incluído.

Jose A. Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.