Estás leyendo:
Producir series españolas para ‘crear marca’ en la guerra del streaming
8 min

Producir series españolas para ‘crear marca’ en la guerra del streaming

Netflix, HBO y Amazon Prime Video siguen estrategias distintas a la hora de producir series originales en España

series españolas originales

Las plataformas de streaming de más peso en el mercado internacional ya son habituales como productoras de series españolas. Desde que La casa de papel se convirtiese en parte del catálogo de Netflix hemos visto llegar Por H o por B, Las chicas del cable, Hernán, El vecino… nos esperan el reboot de El Internado, Patria, El Cid, una serie de Daniel Sánchez Arévalo aún sin nombre… ¿Cómo se integran las series españolas originales en el catálogo de cada plataforma? ¿Qué nos dice Alta mar de Netflix o Escenario 0 de la marca HBO? ¿Y Amazon? ¿Qué está haciendo Amazon exactamente, además de conquistar el mundo?

HBO: Ojo cuidado, esto es Cultura(tm)

series españolas originales

Escenario 0, la propuesta de Bárbara Lennie e Irene Escolar para llevar la experiencia escénica al streaming, se anuncia con el eslogan “Redefiniendo la experiencia teatral”.

Porque recuerden. Esto no es televisión. Es HBO.

La controversia alrededor del cartel promocional de Patria puso sobre la mesa la voluntad de la firma estadounidense de no presentarse solo como una marca de entretenimiento, también como una que crea ficciones de relevancia social y que están en el debate político. Que HBO España reculase con la polémica imagen partida era lo de menos cuando ya había causado el revuelo necesario.

Porque HBO no estrena serie. HBO estrena eventos. HBO no cuenta historias. HBO hace el Nolan.

La primera producción española de la plataforma fue Foodie Love, de la reciente Premio Nacional Isabel Coixet. Este mismo septiembre además de los estrenos de Escenario 0 y Patria, tendremos 30 monedas, la serie de Álex de la Iglesia protagonizada por Eduard Fernández. Mientras Amazon produce el documental de Sergio Ramos, HBO estrena El Pionero.

Directores consagrados y propuestas de prestigio social en sus series españolas originales para recordarnos que HBO no hace «solo» series, sino que produce Cultura, así, con la C mayúscula. Luego el resultado será el que sea, porque el catálogo de la empresa no está exento de tropiezos en sus producciones anglosajonas y una mala tarde la tiene cualquiera, pero la marca no se separa de esa idea de producto gourmet.

Incluso en el apartado de «fichar» series preexistentes, una táctica más habitual por parte de Netflix, casi se ha limitado a birlarle a la competencia El ministerio del tiempo, de nuevo apostando por un contenido que, aunque no sea el de mayor éxito de público -al menos aparentemente-, sí tiene un grupo de seguidores fiel y un prestigio reconocido como serie de calidad.

HBO, en fin, puede dar pereza. Pero su marca es que quede feo admitirlo. Si estuviésemos en los 80 o los 90 las grandes series de TVE se estrenarían aquí: La Regenta, Turno de Oficio, Brigada Central… De otras cadenas, como mucho, 7 vidas.

Netflix: Echa un poco de cada, a ver qué sale

¿Qué tienen en común Memorias de Idhún, Valeria, White Lines y Orígenes secretos? ¿Nada? Bueno, algo sí. Que las produce Netflix. Y un público objetivo más o menos joven. Aunque se podría discutir, que los lectores originales de las novelas de Laura Gallego ya pasan de la treintena larga. Y para conocer el mundo del techno noventero que empapa White Lines hace falta peinar alguna cana.

En cuanto a volumen de series originales españolas, la que gana por goleada. También en la visibilidad internacional que ha otorgado a las mismas. El caso más representativo, tanto del papel del audiovisual español en la plataforma como de su estrategia, es La casa de papel. El éxito de Vancouver, rescatada por la plataforma de su agonía en Antena 3, ha sido el rompehielos de las series patrias triunfando en los cinco continentes.

Uno se puede imaginar a un asesorcillo de Errejón soplándole al oído «hay que ser como Netflix» y quedándose tan pancho pensando que es un gurú de la comunicación política. Eso, claro, tiene un riesgo: la plataforma está rozando el meme, se acerca a ser sinónimo del viejo zapping analógico. El postureo de Twitter ya no es sólo que si es de HBO la serie busca La Trascendencia ™. También es «que cantidad de cosas tiene Netflix y ni una buena».

Aunque sea mentira. Netflix quiere gustarle a todo el mundo porque a lo que aspira no es a salir en una tesis doctoral sino a sacarnos nuestro sucio dinero. Pero si algo hace la plataforma es arriesgar. Cuando quieres ser todo te juegas acabar no pareciendo nada. Las series españolas originales de Netflix no tienen un criterio porque están experimentado con formatos, públicos y géneros, a ver qué cae. Puedes tener un thriller histórico con formato de culebrón como Alta mar y darle tres temporadas, tirar a dar con más temporadas de Paquita Salas y al mismo tiempo meterte El vecino, que es un híbrido extraño que a saber por dónde va a salir.

Si hablásemos de la televisión española de otros tiempos en Netflix tendríamos al mismo tiempo Curro Jiménez, 7 vidas, Lex, Periodistas, Los misterios de Laura y Turno de Oficio. Narices, lo que me extraña es que no las tengamos ahora mismo, en remake o redifusión. La cosa es probar. Que toda serie tiene su público y algo funcionará.

Amazon: Lo de siempre con más pasta

caronte

Jeff Bezos quiere saber lo que queremos, quiere vendérnoslo ya y pasando por encima de quien haga falta. A cambio, solo pide nuestra alma. Por eso su plataforma, en cuanto a criterio para producción propia, tiene el mismo que el de un directivo de las privadas en los 90.

De momento Amazon Prime solo ha estrenado en exclusiva una de sus series de ficción españolas originales, Relatos con-fin-a-dos. A efectos peninsulares, también Hernán, aunque el drama histórico era una coproducción con TV Azteca, que lo estrenó en abierto en México. El resto siempre han sido siempre de la mano de cadenas generalistas, sobre todo Tele5, pero también TVE o Antena 3, con la que además mantiene más proyectos de futuro. La única excepción sería Atrapa a un ladrón, en este caso en asociación con Paramount.

Podríamos decir, a la vista de los resultado, que Amazon ha decidido no complicarse la vida. Si HBO apuesta por el prestigio cultural y Netflix por una mezcla aparentemente -solo aparentemente- no demasiado meditada de mainstream y experimentación, la compañía de Seattle se conforma con darle mejor nivel de producción a las fórmulas que siempre han funcionado en abierto en nuestro país. Las series españolas originales de la plataforma son las que producirían por su cuenta los canales tradicionales en abierto, pero con más presupuesto. Madres o Caronte tienen mucha mejor producción que sus equivalentes de hace 20 años pero sus innovaciones son estéticas o puntuales.

Incluso su proyecto más ambicioso hasta ahora, El Cid, aunque parezca arriesgado, es de un riesgo controlado. Porque hacíamos referencia previamente a dos series, Hernán… y Curro Jiménez. La coproducción con México ha buscado una equidistancia exquisita que ha cabreado por igual al nacionalista español ultramontano y al indigenista, porque lo se trataba de usar material conocido para justificar una superproducción, no de enfadar a nadie ni de pasar a la Historia. Lo mismo en manos de HBO habría sido mucho más Trascendente(tm). Por otro lado, Curro Jiménez, que se puede leer como santificación de todos los tópicos patrios del Franquismo o como discurso antisistema desde el corazón del POP español. El Cid es un mito lo suficientemente plástico como para caber en ambos.

De hecho la plataforma del supermercado más grande del mundo es ya el colaborador necesario de Atresmedia en su escalada hacia la explotación de la nostalgia, con El internado: Las Cumbres, reboot del no tan lejano éxito de la cadena amiga, como mascarón de proa. Si Emilio Aragón reestrenase Médico de Familia, sería en Amazon. La Juani no parecería Gazpacho el de Los Fruitis con delantal y el señor Manolo tendría más chica en sus tramas. Pero sería básicamente la misma serie.

 

Jose A. Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.