Estás leyendo:
‘Días de mierda’, desencanto vital prematuro
4 min

‘Días de mierda’, desencanto vital prematuro

Pablo Medina dirige el único proyecto español a exhibición en el Serielizados Fest, una comedia animada con toques de stand-up

Días de mierda

Dani cumple 30 años y los asume notando que ya no puede irse de juerga como antes. Dani va a recoger su título de graduado y descubre que no sirve para nada y que además cuesta 200 euros. Dani decide que ya es hora de tener una cita en San Valentín, se pone Tinder y no acaba demasiado bien. Para Dani todos los días son días de mierda.

Días de mierda es el único proyecto español programado en Serielizados Fest y disponible estos días en la plataforma Filmin. Capítulos de apenas siete minutos con una gran cantidad de autoparodia, que reflejan la precariedad laboral y la falta de expectativas vitales de una parte de la juventud y juegan con la animación en su favor.

Daniel, el protagonista, trasunto del propio autor, Pablo Medina, es lo que entenderíamos por un joven normal y urbanita con una crisis de la mediana adelantada como las que la precariedad, las crisis económicas y el apocalipsis a plazos que vivimos están provocando.

Se vende como cercana a Louie, Master Of None o El fin de la comedia por su estructura de guión cercana al stand-up, con el autor ficcionalizando su propia vida, pero hay en la animación de Medina también un toque del humor de las redes y de YouTube, que juega con una animación presuntamente realista para subrayar el absurdo de las situaciones.

 

Vida de mierda

Es, por otro lado, un síntoma de ese ya mencionado desencanto prematuro de un sector de la juventud occidental, convencida de ser clase media por sus aspiraciones económicas, costumbres sociales y gustos culturales -suscriptora de Filmin, por qué no-, que se topa con la realidad de un mundo cada vez más desigual y unos proyectos vitales que se le exigen al mismo tiempo que son cada vez más materialmente inviables.

El nihilismo de fondo en el humor de Días de mierda, que tampoco evita una interpretación ideológica soterrada, nos devuelve a esa tendencia de la ficción reciente que es el humor incómodo. Uno que somatiza el malestar económico en una supuesta ignorancia de las reglas sociales frente a un mercado que se deshumaniza y nos repite una y otra vez que no hay más alternativa.

Que esta vida de mierda es todo cuanto vamos a experimentar y si no es mejor es por nuestra culpa. Pero al menos nos reímos. Una conclusión deprimente que forma parte de este arranque del siglo XXI y que además elige expresarse mediante el efecto ‘extrañante’ de la animación, el meme o la red social, más allá del mencionado stand-up, como si se restase carga emocional a la ausencia de autoestima y esperanza al separarlas a través eso que llaman el valle inquietante.

Días de mierdas ya obtuvo el Premio Tube d’Assaig 2019 que garantiza una segunda temporada mediante la asignación de 5000 euros y está recabando elogios en su, de momento, corta trayectoria.

 

Actrices de moda y modelos alternativos de producción

Aunque habrá charlas sobre Antidisturbios o Veneno y la presentación de Nasdrovia, además de un encuentro con Vicky Luengo (Antidisturbios), Diana Gómez (Valeria) y Georgina Amorós (Élite) como ‘actrices que lo están petando’, este Serielizados, que ya cumple su séptima edición, presenta Días de mierda como única serie española a exhibición (en Filmin del 20 al 29 de octubre).

El certamen de series contará con la participación del podcast Seriefobia y una charla sobre modelos alternativos de producción de series en la que participará Eligio R. Montero, guionista de Auga Seca, O Sabor das Margaridas y el largometraje de animación Buñuel en el laberinto de las tortugas, premio Goya a la Mejor película de animación en 2019.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.