Estás leyendo:
Buscando las ‘Sin tetas no hay paraíso’ y ‘Yo soy Bea’ turcas
7 min

Buscando las ‘Sin tetas no hay paraíso’ y ‘Yo soy Bea’ turcas

Atresmedia anuncia la adaptación de 'Madre' y prepara el estreno de 'Alba', adaptaciones a España de series turcas que ponen el acento en temas sociales

primer tráiler de Alba

Los remakes de series turcas parecen haber llegado para quedarse. Antena 3 ha anunciado la adaptación a España de Madre, telenovela que ya ha triunfado en audiencias en los canales del grupo Atresmedia y que se une a Alba, cuyo estreno está previsto para este mismo 2021. Turquía ha tomado definitivamente el relevo de Colombia, Venezuela y Miami no sol en la parrilla y las audiencias, también en los remakes.



Al fin y al cabo, dos de los grandes éxitos en el formato de la telenovela o culebrón en la década de los 2000s, de la que ahora sobre todo Atresmedia vive un pequeño revival, fueron adaptaciones de formatos colombianos: Yo soy Bea, remake de Betty la fea y emitido por la propia Antena 3, y Sin tetas no hay paraíso, remake del la serie del mismo título, si bien de menor duración pero de gran impacto como fenómeno social y que se pudo ver en TeleCinco.

Otro ejemplo de la misma época, aunque más cerca de la comedia disparatada que de la telenovela canónica y adaptación desde Argentina, fue Lalola, aunque en este caso de menos éxito. Los remakes, en fin, no se han detenido en estos años, aunque desde hace un lustro el despegue de la ficción española hace que los títulos locales sean adaptados fuera, como es el caso de la versión portuguesa de El Ministerio del Tiempo o la futura franquicia coreana de La casa de papel.

 

Remakes de series turcas ¿en clave feminista?Narcoficción

La serie Madre se encuentra en fase escritura por parte del equipo de Buendía Estudios –Alba, ya grabada, fue producida por la propia Atresmedia y Boomerang TV- y se espera que su rodaje comience este mismo año, sin se conozcan más detalles los avanzados por VerTele. Irónicamente la serie es también un remake japonés adaptado a Turquía, pero fue esta última versión la que llegó a España y ahora traslada Antena 3.

Hay, además, algo que tienen en común las, por el momento, los remakes de series turcas en camino a la televisión española con sus antecesoras de la oleada colombiana: la temática «feminista» adaptada a su contexto social. Aunque más difíciles de tragar en 2021 y mezclando las claves de la telenovela tradicional con comedia o ficciones sobre el narco, a su manera Betty la fea y Sin tetas no hay paraíso denunciaban situaciones de desigualdad, discriminación o directamente violencia y explotación sexual, lo que hizo que sus adaptaciones a España debiesen modular, con mayor o menos fortuna, dichas tramas centrales de ambas series.

En el caso de Alba nos encontramos con una serie que narra las consecuencias de una violación colectiva y la lucha de la agredida y su entorno por denunciar a los culpables y a la poderosa familia a la que pertenecen. Aunque el contexto actual de Turquía es mucho más complicado para los derechos de las mujeres que el español, no es una trama que suena descabellada ni poco actual en nuestro país.



En cuanto a Madre, se trata de la historia de una maestra de escuela que descubre que una de sus alumnas, de apenas 7 años, puede estar siendo víctima de malos tratos en su hogar. Cuando la niña sea abandonada, la protagonista, que no tiene familia, decidirá adoptarla, con todas las complicaciones que dicho proceso implica. Tampoco es necesario echarle mucha imaginación para ver este argumento adaptado a España.

Por otro lado este pequeño boom de los remakes -que, de nuevo, son un fenómeno común en las industrias de todos los países y nunca se han detenido- coincide con la industria hermana, la del cine, dándoles una pequeña colleja en forma de borrador de la orden para las ayudas del ICAA. Las asociaciones de guionistas celebraban la semana pasada que se primarán las historias originales, relegando las adaptaciones. Aunque siempre hay que recordar que a efectos industriales y legales cine y televisión sigue operando de maneras muy diferentes.

 

Remakes de series turcas y ventanas de exhibiciónRemakes de series turcas

Por otra parte el portal El Confidencial Digital recogía la presunta polémica entre las productoras nacionales -sin mencionar- colaboradoras habituales de Antena 3 y la cadena por el desembarco de productos turcos en el prime time, debido a la supuesta «competencia desleal» que provocaría el bajo coste de los mismos. Sería a raíz de la consolidación en el prime time de Antena 3 de Mujer, otro nuevo estreno turco, que estaba prevista que fuese desplazada a Nova pero se ha mantenido en la principal cadena en abierto de Atresmedia.

Sin embargo productos como Madre o Alba son producciones propias, aunque adapten formatos foráneos, a los que se intuye un futuro recorrido más similar al de comedias o dramas como Deudas, La valla o La cocinera de Castamar, que pasarán por varias plataformas y aspiran a una factura técnica muy superior a la que suele llegar desde Turquía. Alba, por ejemplo, ha estado en manos de Boomerang TV, responsable recientemente de dramas de época como Inés del alma mía para TVE o la futura La templanza para Amazon Prime (además de El tiempo entre costuras, entre otras muchas).

Pero es que Madre directamente es producida por Buendía Estudios, la alianza de Atresmedia con Movistar+ que es ya el buque insignia de la producción de prestigio de ambas plataformas de cara al mercado internacional y cuya presentación en sociedad fue Veneno, fenómeno social en nuestro país y éxito también en EEUU de la mano de HBO Max.

Así pues se produce un fenómeno curioso que señala la evolución del tipo de ficción que se hace en nuestro país y las ventanas de exhibición: el original extranjero, de peor calidad técnica pero más barato para la cadena, queda relegado a la emisión en abierto en diferentes canales, pero las adaptación son de mayor presupuesto y complejidad temática y reciben el tratamiento de las más sofisticadas producciones nacionales propias.

En última instancia las plataformas tienen ya una estrategia diversificada en la que cada serie recibe un tratamiento diferente según el público al que se espera. Quizás el único reproche que cabría contra Antena 3 es que se considere quienes continuan utilizando la emisión tradicional como menos exigentes, aunque de momento las cifras de audiencia apoyen dicha decisión. El funcionamiento de los futuros estrenos de Alba y Madre nos dirán si esa apuesta por la calidad técnica es real y cuál es la respuesta del público, que ya respaldó más las versiones patrias de Bea y El Duque que sus originales.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.