Estás leyendo:
Por qué los Goya telemáticos tienen sentido
5 min

Por qué los Goya telemáticos tienen sentido

Se levantan supuestas críticas contra la decisión de que los nominados a los Goya no acudan a la gala. Pero la decisión, en realidad, tiene su sentido

los-goya-telematicos-cine-con-ñ

Voces críticas se levantan contra la decisión de la organización de los Premios Goya de que los nominados no acudan a la gala. Hay, aparentemente, un grupo de académicos que no entienden esta sacrificada apuesta por unos Goya telemáticos. Con la de cosas que se podrían criticar a la dirección de la Academia o sobre el camino de los Premios, las razones airadas o las supuestas preguntas sin respuesta en contra de esta decisión se me escapan.



Más allá del evidente debate interesado para criticar a la discutida -con razón- dirección de la Academia de Cine actual, algunas de las preguntas o críticas planteadas sobre estos Goya telemáticos tienen varias respuestas obvias. No es que no se pueda hacer una crítica razonada ante una decisión tan dura e improvisada como esta, pero hay también razones lógicas y entendibles por las que se ha acabado tomando este camino:

1. ¿Por qué se toma la decisión pero al mismo tiempo se dice que la cultura es segura?

La diferencia de riesgo en una pandemia entre ir al cine o al teatro e ir a la mayor entrega de premios del cine español son evidentes. No hay comparación. Los Goya son un evento con un gran número de invitados y nominados (viajes, corrillos, encuentros…), no una sesión de las 18:00 con aforo limitado. No hay ninguna incongruencia o mensaje contradictorio: ir al cine es seguro y ofrece medidas con garantías. Algo tan grande como los Goya, aunque se peque de precavidos, no.

2. ¿Por qué se hace faltando todavía más de un mes? Había tiempo.

La situación de la tercera ola obligaba a tomar una decisión que ofreciese un poco de margen organizativo. Los Goya son una gala televisiva que tiene una importante inversión detrás (más de 2 millones de euros costó el año pasado) y que necesita de una preparación, como cualquier otro programa. Y despejar esta importante incógnita es fundamental para ofrecer unas horas televisivas a la altura en horario de prime time. Los profesionales de Soho TV, la productora de Antonio Banderas encargada de la gala, tiene derecho a querer hacer un producto con margen suficiente y con garantías.

Favoritas a los Goya 2021

3. Pero entonces, ¿por qué no se retrasa? Se espera a ver cómo va la pandemia y luego se elige una fecha.

Esta es la crítica a los Goya telemáticos que puede tener más sentido, pero a la que también se le puede añadir rápidamente otra pregunta incómoda: ¿Retrasar hasta cuándo? Ni en la industria ni en la información cinematográfica nos hemos sacado estudios en epidemilogía durante este año y tampoco nos corresponde especular sobre la evolución de la pandemia. Si hay algo seguro es que reina la incertidumbre y hacer planes a largo plazo es un riesgo. Medible, matizable y adaptable, pero un riesgo.

Previsiblemente, tendremos un inicio de primavera más tranquilo, pero la vacuna no va cargarse de un plumazo las restricciones o dinámicas generales en el corto plazo. ¿Los Goya en mayo o junio? Cuánto más se aleje la fecha, más deslucidos y menos emocionantes van a ser unos premios que celebran el cine español estrenado en 2020. Son legítimas las ganas de que se celebre cuanto antes, mejor.

 

4. ¿Y qué pasa con los Forqué 2021? Fueron los nominados presencialmente y estábamos con la borrasca y ya en la tercera ola.


Aquí hay varios matices que se pueden poner encima de la mesa. Además de un tema de dimensiones (los Goya son un evento con más categorías, más nominados…) entre unos premios y otros, la principal y decisiva diferencia entre unos premios y otros es la sede. No olvidemos que los Goya 2021 serán de nuevo en Málaga. Es una ciudad mucho más pequeña que Madrid, donde se celebraron los Forqué. Málaga implica un enorme número de
desplazamientos y movimientos desde otros lugares de España. ¿Qué pasará con las restricciones perimetrales en Andalucía en marzo?

Y luego están las sensaciones. Las malditas sensaciones. Aunque no se corresponden exactamente con la realidad y son subjetivas, es innegable que existen. Las que había con respecto al coronavirus a mediados de enero, con la resaca de la borrasca y unas restricciones no tan duras, eran todavía otras. La tercera ola ya estaba ahí, pero aún no había terminado de materializarse en nuestras cabezas. Los Forqué no tenían tiempo de reacción y siguieron adelante.

Por terminar: la atención sobre los Goya es grande. Es un espacio de interés puntual incomparable durante el resto del año para el cine español, y lo es también la presión alrededor de los mismos. La evaluación de los riesgos y la seguridad que se han hecho puede ser demasiado cautelosa o criticable como espectáculo televisivo demasiado pendiente de las audiencias, pero se entiende. Éticamente, se entiende. Se entendería menos ver a nuestros profesionales, con alfombra roja y todos juntos, mientras la persona que los ve en la tele sigue haciendo renuncias.

 

Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.