Estás leyendo:
Perfectos desconocidos (2017)
3 min

 

Encerrar a los personajes en una habitación ha dado buenos resultados en el pasado, cinematográficamente hablando. Desde la mítica El ángel exterminador hasta la más reciente La Venus de las pieles de Polanski, en la que por cierto ya hacían acto de presencia los teléfonos móviles. Eso es lo que hace Álex de la Iglesia en su última película, en un remake de la italiana Perfetti sconosciuti de Paolo Genovese, rodada un año antes. Si bien la operación de volver a hacer una película de hace un año y al 90% ( o más) idéntica puede ser cuestionable, el resultado que arroja es más que satisfactorio.

Un grupo de amigos, formado por tres matrimonios, dos de ellos ya veteranos mientras que el otro lleva poco tiempo casado, y un amigo soltero, se reúnen a cenar. Se conocen desde hace mucho tiempo, por lo que no muestran demasiada ilusión por este nuevo encuentro, que suponen que transcurrirá sin que ocurra nada memorable. Para hacerlo más entretenido deciden probar un juego: dejarán sus móviles sobre la mesa y cuando estos suenen, verán entre todos el contenido del mensaje o escucharán la llamada. Pese a algunas pequeñas reticencias acaban jugando, y, evidentemente, todos tienen más que esconder de lo que querrían admitir.

Álex de la Iglesia tira de oficio haciendo un magnífico trabajo metiendo al espectador prácticamente en el salón de la casa. La cámara siempre está en el sitio indicado para ver a la perfección los pequeños gestos o las reacciones incontrolables que delatan a los personajes. La puesta en escena consigue sacar el máximo partido a las situaciones propuestas por el guión, que además de construir una película cómica con varios momentos para la carcajada consigue dejar caer varios temas de mayor calado, principalmente en lo que se refiere a las relaciones personales y la sinceridad. Es espectador es cómplice a veces y el último en enterarse en otras, pero siempre tiene una posición central.

Los protagonistas son otro de sus puntos fuertes. El director cuenta con un gran elenco de contrastados y conocidos actores cada uno de los cuales cumple a la perfección con el papel asignado a su personaje. Belén Rueda y Eduard Fernández, Ernesto Alterio y Juana Acosta, Eduardo Noriega y Dafne Fernández, con Pepón Nieto como el amigo que se presenta sin acompañante. Un reparto con las suficientes tablas y carisma para conseguir hacer suyos a los personajes desde el principio, algo fundamental en una película como esta. El guion consigue que todos tengan su momento de protagonismo, pasando de intensos momentos dramáticos a otros más cómicos y absurdos.

Perfectos desconocidos es una película divertida y que a la vez plantea temas para la reflexión. Utilizando la posición central que han ocupado los teléfonos en nuestras vidas, construye una comedia negra en la que salen a la luz las miserias y rencores que cada uno esconde en el fondo de sí mismo. Álex de la Iglesia es un director con la suficiente personalidad como para que queramos que se embarque en proyectos más personales. Pero poco que criticar a la película en sí. Divertida, muy bien realizada y con grandes temas detrás.

Carlos Pintado (@CarlosPM)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.