Estás leyendo:
Cinco películas españolas del D’A Film Festival que no deberías dejar escapar
5 min

Hemos cambiado las ruedas de prensa por presentaciones caseras y el ritmo frenético de festival por el calmado sofá de casa, pero estamos teniendo D’A Film Festival un año más pese a todo. La mudanza circunstancial a Filmin nos ha dado la oportunidad de no perdernos una nueva hornada del cine español que se suele quedar fuera de los circuitos comerciales. 10 largometrajes y 2 mediometrajes más tarde, hacemos cinco recomendaciones de películas españolas del D’A Film Festival 2020 que te aconsejamos que no dejes escapar en estos últimos días del certamen. Una selección personal y variada, sin orden jerárquico, de nuestro cine alternativo más reciente.

 

MY MEXICAN BRETZEL (NURIA GIMÉNEZ)

Quizá su propuesta no llame tanto la atención como otras entre el catálogo de películas españolas del D’A Film Festival, pero definitivamente merece mucho la pena entrar en la originalísima My mexican bretzel. Unas cintas caseras de viajes de sus abuelos le han servido a Nuria Giménez para convertir a sus parientes en una ficticia pareja norteamericana acomodada y crear una estimulante ficción multinivel. Con el solitario y dramático relato de su protagonista femenina como vehículo, Giménez ha planteado un diálogo profundo a tres patas entre sonido, texto e imágenes. Una película que atrapa y juega contigo al moverse por dentro y por fuera de su material encontrado. Triunfó en el pasado Festival de Gijón y debería hacerlo también en el D’A. Si buscas algo realmente diferente -y tienes algo de paciencia-, esta es tu película.

 

AS MORTES (CRISTÓBAL ARTEAGA)

Un asesinato sin contexto es el punto de partida para esta interesante película gallega del chileno Cristóbal Arteaga. Este macabro inicio se convierte en una semilla a la que hay que buscar explicación y contexto mientras nuestro punto de vista principal es el del asesino. Controlada con inteligencia en su aspecto formal (blanco y negro, muchos planos fijos generales y seleccionados planos cortos), la película se va desatando con tino dentro de un pequeño pero turbulento ecosistema rural. As mortes le pone algo de prosa directa a la etiqueta «Novo Cinema Galego» sin perder sus coordenadas principales. Se le perdona alguna inconsistencia narrativa por su curiosa manera de explorar en el lado oscuro de sus personajes.

 

VIOLETA NO COGE EL ASCENSOR (MAMEN DÍAZ)

Sencilla y transparente en su planteamiento y sacada adelante con muy pocos medios, Violeta no coge el ascensor nos vuelve a mostrar la importancia en el cine de creer en lo que se está haciendo. Presentada como el homenaje de bajo coste a Hannah takes the stairs (Joe Swanberg, 2007), seguimos el verano madrileño de Violeta, una joven que empieza a trabajar en una editorial mientras intenta aclararse consigo misma y sus relaciones. Mamen Díaz, directora, y Violeta Rodríguez, actriz protagonista, han levantado una película –son responsables también del guion y la producción- fresca y espontánea que consigue trasmitir el sentimiento de deriva e inseguridad de toda una generación con un tono amable, cercano y divertido.

 

UNA VEZ MÁS (GUILLERMO ROJAS)

La primera película de Guillermo Rojas, que pasó por la pasada edición del Festival de Sevilla, muestra el regreso a casa de una arquitecta sevillana emigrada a Londres, y cómo el reencuentro con su ex novio le hará replantearse su nueva vida y recordar cómo acabó la fase anterior. Transparente en sus referentes -la trilogía Antes del…de Linklater y el cine de Jonás Trueba, como La reconquista, que los protagonistas del film entran a ver al cine- Una vez más es una película bonita y en la que mucha gente joven se verá reconocida, con un gran trabajo de la pareja protagonista formada por Silvia Acosta y Jacinto Bobo y bañada por una banda sonora de grupos de pop-rock sevillanos.

 

GIRANT PER SANT ANTONI (PERE ALBERÓ)

Partiendo de las largas obras de reforma del mercado de Sant Antoni se acaba describiendo el proceso de gentrificación del barrio a través de las historias de colectivos sociales y vecinos y vecinas de la zona. Un documental en el que las personas, sus historias y el sonido ambiente son protagonistas, en un ejercicio que recuerda formalmente a los trabajos de Víctor Moreno (Edificio España, La ciudad oculta). El director Pere Alberó pone cámara y micrófonos y el barrio responde en este documental que se aleja de las grandes tesis para hacer algo tan aparentemente sencillo como complicado como es capturar la realidad.

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76) y Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.