Estás leyendo:
‘Patria’, capítulos 1 y 2: factura perfecta y ambición política
6 min

‘Patria’, capítulos 1 y 2: factura perfecta y ambición política

La serie de HBO busca un tono realista y crudo, aunque en ocasiones se deslice hacia el melodrama, que no permite mucha comodidad al espectador

patria-serie-hbo-cine-con-ñ

Patria no quiere ser una serie más, quiere ser La Serie española de 2020. Es difícil separar su recepción como producto audiovisual de toda la campaña de la que ha venido precedida, incluidas las polémicas, interesadas o involuntarias, que la rodean a ella y al libro de Fernando Aramburu en que se basa.

Para el público español no demasiado mayor, y aún más para el vasco, Patria parte de un contenido emocional tan potente que no verla viviéndola desde las tripas resulta casi imposible.

Como serie es impecable. Una realización sin un pero en la que se nota la confianza de HBO y del propio showrunner, Aitor Gabilondo, en lo que están haciendo. Un guión que no pierde fuerza y mejora el material original. Un elenco que, con alguna salvedad entre los actores más jóvenes, lo da todo por sus papeles.

Desde aquí algún spoiler ligero.

Las protagonistas de Patria son las dos matriarcas, Bittori, viuda de un empresario asesinado por ETA e interpretada por una Elena Irureta que ya desde el primer capítulo es candidata a todos los premios del año, y Miren, madre de un etarra encarcelado con el rostro de Ana Gabarain. Pero la serie sabe que es una historia coral y reparte bien los minutos para que cada personaje tenga su espacio.

 

Patria y el realismo

Patria

El primer capítulo va a al grano. Aunque con un ritmo pausado, todos los conflictos que van a marcar el argumento se presentan sin espacio para que el público se relaje, desplegando la caracterización de las dos protagonistas y los roles de su familia con recursos más o menos sutiles.

Se entiende la decisión de HBO de estrenar dos capítulos en que, para el final del segundo, ya conocemos la relación de todos los personajes con el conflicto básico -el padre y marido asesinado, el hijo y hermano terrorista- aunque aún nos falte información. La pregunta básica, si Joxe Mari es el asesino del Txato, es la que nos acompañará el resto de capítulos, aunque sea, hasta cierto punto, solo una excusa.

La serie busca la naturalidad y el realismo en la representación de la cotidianidad de las dos familias, tanto en el presente como en los flashbacks, aunque se desliza hacia el exceso culebronesco en determinadas escenas. Más por la habilidad de los actores para ejecutarlas, quizás, y ahí se nota la pericia de Irurera y Gabarain, que por el guión o la realización. En cualquier caso, con escenas que en ocasiones consiguen transmitir la suficiente verdad como para doler.

 

Patria y el discurso

Patria

Producciones audiovisuales sobre ETA existen desde que nació la banda terrorista, sean series o películas, ficción o documental. Desde 2016 que arrasase en las librerías la novela de Aramburu se puede decir que se inauguró una pequeña oleada que tiene que ver probablemente con el tiempo transcurrido desde la desaparición de la banda. Este mismo año ya se ha estrenado La línea invisible y en octubre llegará el documental El desafío: ETA.

Hay críticas al naturalismo antes señalado por la ausencia de diálogos en vasco que las actrices y el propio Gabilondo han querido aclarar durante la promoción. La explicación más sencilla, al final, es que la serie busca un público mayoritario que no es vascoparlante y no aceptaría subtítulos, y la prueba es su emisión en TeleCinco a partir del próximo martes 29, con un capítulo de retraso respecto al streaming.

HBO España ha acompañado el estreno de una miniserie documental que sirve de making of y un podcast oficial. Los ochos capítulos de Patria, nada menos que ocho horas de proyección ininterrumpida, se estrenaron como uno solo en el Festival de San Sebastián. Telecinco la acompañará desde este martes con debates sobre el conflicto vasco.

Patria se reviste de importancia. De ser un debate en sí misma. E, igual que la novela de Aramburu, de la pretensión de convertirse en la historia y balance oficial de lo que fueron ETA y el conflicto vasco. De ahí la preocupación desde ciertos foros por la presunta equidistancia entre asesinatos y torturas durante la promoción, por supuesto inexistente en la serie, donde «malos» y «buenos» están claramente delimitados, aunque llenos de matices.

 

Adaptación que lima el original

Pocas pegas, de momento, se le pueden poner como adaptación del best-seller al que pone cuerpo audiovisual. Es posible que conforme avance la serie se pierdan subtramas ya que ni en ocho horas caben 700 páginas, pero hay pocos añadidos en el arranque. En algunos aspectos incluso se podría decir que mejora al material original, al resumirlo y hacerlo más sutil.

De hecho algunas elusiones, como la mayor parte de los diálogos entre los personajes de Xabier (Íñigo Aranbarri) y su hermana Nerea (Susana Abaitua), se explican por una búsqueda de la naturalidad que por escrito puede lograrse con otras técnicas. O, dado el formato de best-seller de la novela, a veces no buscarse en absoluto en aras de que quede muy claro lo que se busca decir.

Por otro lado, al reordenar las escenas y los flashbacks algunos momentos pierden fuerza –Gorka ayudando a su hermano a escapar, si no hemos visto el bullying de baja intensidad previo al que fue sometido por no militar en organizaciones abertzales, seguramente para regalársela al cierre en los capítulos finales.

En resumen, un arranque al que se pueden hacer pocas críticas, una factura que busca y roza con los dedos la perfección en su tono y una ambición discursiva tan grande que no solo habrá que esperar a que termine para valorarla, sino incluso darle un tiempo a la serie a su visionado para que repose. Lo iremos contando.

 

Jose A. Cano (@caniferus)

4 comments

  • encarna reche

    Nos ponen el primer capítulo,la serie promete,y luego si lo quieres ver tienes q pagar…están los tiempos como andar pagando por ver la tele,no me parece nada bien lo q han echo

  • Maria

    Que la pagen los politicos que tienen unos sueldazos que no merecen y ademas viviendo a costa del pueblo. No pago mas!. Fuera especulacion y tanto cachondeo. Ya pagamos muchos impuestos para todo.!

    Es vergonzoso!

  • Bilbao

    Primer capitulo segundo 55, escuchar atletico de Bilbao en 1990 es saber ya de antemano el rigor con el que se ha hecho toda la serie.

    • Pues no recuerdo si se llega a saber qué cadena es… pero es que las radios «españolas» decían Atlético de Bilbao hasta hace no tanto, y en los 80 seguro. Probablemente hasta sea la grabación original. Para mi personalmente ese detalle le da mucha credibilidad a la ambientación (que está curradísima).

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.