Estás leyendo:
María del Puy Alvarado: «El corto es el claro ejemplo de cómo cuando riegas, recoges»
9 min

María del Puy Alvarado: «El corto es el claro ejemplo de cómo cuando riegas, recoges»

María del Puy Alvarado fundó Malvalanda en 2006 para producir el corto Luminaria y desde ahí han seguido trabajando cortometrajes, documentales y encargos comerciales. En 2016 produjeron el cortometraje Madre, de Rodrigo Sorogoyen, que fue recogiendo premios por festivales antes de ganar el Goya y ser nominado al Oscar el año pasado. El corto se ha convertido en largo y hemos hablado con su productora para que nos cuente cómo ha sido el proceso, la actualidad del cine español, la potente escena de cortometrajes y la entrada de las plataformas.

 

Va camino de Sevilla donde Madre va a inaugurar el festival. Aunque 13 años dan para mucho, estamos seguramente ante vuestro trabajo más ambicioso, por lo menos en términos de exposición.

Sí, hemos producido muchos cortos y hemos participado en otras películas pero sí que Madre es el trabajo más grande y el que más visibilidad va a tener. El corto ha sido un proyecto que nos ha dado mucha visibilidad y todo lo que ha cosechado es un arrastre para el largo.

¿Cómo ha sido el salto del corto al largo?

Desde el primer momento estuvo la idea de hacer un largo. En la primera conversación que tuvimos con Rodrigo (Sorogoyen) lo hablamos y él también lo tenía en la cabeza. Vi claro cuando leí el guion del corto que había más historia. Lo que pasa es que cuando nos juntamos en 2016 él estaba escribiendo El reino y la iba a rodar al año siguiente. Entonces decidimos hacer el corto, que se rodó hace tres años, en noviembre de 2016. Lo estrenamos en el Festival de Medina, luego fue a Málaga, empezó a recoger premios y a ser seleccionado en festivales, en el de Toronto para su premiere internacional y luego los Forqué, el Goya… cuando ganamos el Goya teníamos una primera versión del largo. Se estuvo puliendo y en paralelo financiando, aprovechando el empujón del corto. Rodamos en octubre y noviembre del año pasado y un año después estamos estrenando. Siempre en noviembre (risas).

¿Qué expectativas comerciales tenéis con Madre? ¿Con cuántas copias vais a salir?

Vamos a salir en España con entre 80 y 100 copias. Y respecto a la recaudación no nos atrevemos nadie a dar una cifra. Tal y como está la taquilla en España, el otoño pasado que fue bastante desastre en términos globales con el cine español…nos da pánico, nadie nos atrevemos a dar una cifra. Sin ser una película enorme sí que tiene cierta ambición comercial. Es una coproducción con Francia y rodamos cuatro semanas allí. Tenemos aspiraciones de hacer algo en taquilla, pero…me encantaría dar una cifra pero no me atrevo a apostar. La taquilla es muy caprichosa y muy poco predecible, con el cine en general y con el cine nacional y de autor más. Nos queda confiar en nuestro trabajo, en la distribuidora, en el equipo de marketing, en la película que tenemos, que me parece una buena película, obviamente (risas) y bueno por el recorrido que tenemos en festivales. Estuvimos en Venecia, donde Marta (Nieto) ganó el premio a mejor interpretación y confiar en los valores de la peli y ver qué pasa.

Precisamente de esto hablamos en nuestra página hace poco, de la concentración de estrenos en el trimestre final del año. Entendemos que hay motivos de calendario y se quieren colocar películas determinadas, sobre todo en estas fechas, pero creemos que no termina de beneficiar al conjunto del cine y del cine español.

Es muy difícil encontrar una fecha de estreno para una película, en general, y en concreto para una de autor o española. En el verano se concentra un tipo de cine que suele funcionar más, como viene diciendo la taquilla, aunque hay una excepción con Verano 1993 que se estrenó después del Festival de Málaga y tuvo un largo recorrido durante el verano. Fue un éxito. Los productores nos vemos muy condicionados también por el circuito de festivales, que tiene mucho que ver en todo esto. Nosotros queríamos, al ser una coproducción internacional, entrar en algún festival fuera de España. Queríamos intentar algo muy difícil con el cine español que es cruzar fronteras. Nos seleccionaron en el Horizontes de Venecia y decidimos ir allí. Eso ya te está condicionando totalmente. Vas a Venecia en septiembre y tienes que encontrar una fecha. Cuando estás esperando festivales para estrenar tu película no puedes decidir la fecha con antelación. Nosotros llevamos hablando de la fecha desde hace un año pero siempre era ¿y si nos cogen en tal festival? No es fácil cuando tienes estos condicionantes elegir la mejor fecha. Para lo mismo con las películas que fueron a San Sebastián. La otra opción es aguantar hasta 2020. Pero el 2020 es muy tarde, y en enero-febrero empezamos con los Oscar.

Al final os respetó el tiempo durante el rodaje, que era uno de los problemas que podía haber por las fechas.

Sufrimos al principio con el tiempo. Nos habría gustado rodar en verano o en septiembre pero por cuestiones de financiación el año pasado fue inviable. Todo se paró, hubo un cambio de gobierno,…entonces nos pusimos a preproducir a finales de julio y agosto. Cuando llegamos a octubre habíamos hecho un análisis del clima que decía que en octubre esa zona era la más estable de clima, muy buen tiempo, nunca llovía, teníamos como un histórico de 20 años que decía que era una zona de microclima, buenísima de sol y sin lluvia. Y pasó lo de siempre, la ley de Murphy. Los días antes de empezar a rodar hizo un tiempo buenísimo y de repente dos días antes llovía como si no hubiera un mañana y había olas de metros. Fue un momento de cortocircuito en el que nos preguntábamos qué hacer. Y de repente al día siguiente, el primero de rodaje, medio nublado, y luego el clima mejoró y tuvimos días muy buenos de sol cuando en todo Francia y en España había gota fría. Llamaban los socios franceses y nos decían que era el único sitio del país en el que no estaba lloviendo.

 

Volviendo a los principios de Malvalanda, que nació en 2006 para producir el corto Luminaria, y ha seguido trabajando ese formato, ¿cómo ve la escena del cortometraje español?

Me encanta el formato corto porque da una gran libertad, da la posibilidad de conocer nuevos talentos, directores, lo puedes producir casi un poco cuando quieras, conocemos muy bien las vías de financiación y si no lo hacemos con recursos propios, que ahora mismo es algo que podemos hacer. De hecho el pasado puente rodamos un corto nuevo con José Manuel Carrasco que se llama Pentimento. Creo que el cortometraje español vive un momento muy bueno. Hay un gran apoyo al mundo y a la distribución del corto desde instituciones nacionales y regionales. De ahí que en los últimos años haya habido ocho cortometrajes nominados al Oscar. Empezando por Esposados de Juan Carlos Fresnadillo en 1996 hasta Madre. Eso dice mucho. ¿Y por qué hay ocho cortos nominados a los Oscar? Porque hay nivel. Y hay nivel porque ha habido apoyo institucional al corto. Para mí el corto es el claro ejemplo de cómo cuando riegas, recoges.

Estaría genial que este respaldo institucional existiera también para los largometrajes.

Ahora mismo los recursos que están destinados a la producción de cine en España son muy pequeños, somos de los países europeos con menor apoyo a la producción cinematográfica. Por supuesto no me comparo con Francia, donde son enormes, pero otras países de nuestro alrededor, como Italia, …vas leyendo cifras y es que se necesita ese apoyo. Se necesita mucho el apoyo en el desarrollo y en España no tenemos una buena línea de apoyo al desarrollo, algo fundamental para que se puedan hacer laboratorios creativos, se pueda dedicar tiempo al guion y pagar bien a los guionistas. Las productoras pequeñas y medianas –y supongo que las grandes también, pero ellas tienen más recursos- necesitamos apoyo al desarrollo. Es una línea que existió en el ICAA y esperemos que en algún momento vuelva. Ahora tiene la Comunidad de Madrid pero no es suficiente. Necesitamos ayuda, a la producción por supuesto, pero al desarrollo también.

Como productora, ¿cómo valora la entrada de las plataformas?

Las plataformas son otra vía de financiación. Si es un original estás produciendo exclusivamente para una plataforma, que me parece totalmente lícito, y si entran con una participación, en coproducción o de financiación, están ayudando. Las plataformas han activado mucho la producción audiovisual de ficción en España. Creo que están haciendo una labor de inyectar capital para que salgan películas. Hay películas pequeñas independientes que gracias a las plataformas han visto la luz. Yo estuve en Money que es una película de Martín Rosete de la que soy productora ejecutiva y que se hizo desde Estados Unidos con un modelo americano que no tiene nada que ver con el español. Fue financiado todo con inversión privada y Netflix lo compró luego, hizo una buena compra y fue un empujón a posteriori buenísimo para la película y los números. Entonces, bueno, cuanto más se produzca mejor para la industria. Todos los agentes que lleguen para hacer que el cine sea realidad, bienvenidos sean.

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76)

Fotos cedidas por Flamingo Comunicación

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.