Estás leyendo:
Los favoritos de Midas: Quien mucho abarca poco aprieta
7 min

Los favoritos de Midas: Quien mucho abarca poco aprieta

La serie de Mateo Gil es tan ambiciosa en los temas que pretende reflejar que los acaba dejando todos a medias y se pasa de grandilocuente

los-favoritos-de-midas-critica-cine-con-ñ

El empresario Víctor Genovés, uno de los hombres más influyentes de España, empieza a ser chantajeado por un misterioso grupo autodenominado como los favoritos de Midas. Pero no es un chantaje normal. Le exigen que pague 50 millones de euros o matarán a una persona al azar cada varios días, siempre alguien completamente desconocido para él. Poco a poco el empresario y su entorno descubrirán que el propósito de este grupo puede tener más que ver con la personalidad del propio Genovés que con el dinero.

Mateo Gil escribe y dirige su primera serie para Netflix apoyándose en la actuación de Luis Tosar con un thriller sobre la corrupción y el poder que adapta un relato de Jack London. Willy Toledo y Marta Esteban, coprotagonitas, se creen más lo que están haciendo que el propio Tosar, aunque probablemente hasta dormido actuaría bien y Gil sabe aprovechar sus puntos fuertes -solo su voz podía volver tan ominosa la lectura de «firmado: los favoritos de Midas»-.

Quiere hacer tantas cosas a la vez que algunas, inevitablemente, se le diluyen. Desigualdad, populismo, corrupción, el dominio de las grandes corporaciones, la libertad de prensa, los intereses políticos que se mezclan con los empresariales, el precio del poder, la desconexión entre la élite y la realidad social del país… Llama la atención, eso sí, que respecto al original de principios del siglo XX para retratar todos esos problemas cambia apenas la tecnología.

La serie entretiene, aunque algún giro se ve venir y tiene momentos de bajón. Quizás le habría convenido tener solo 3 ó 4 capítulos en lugar de seis para mantener la tensión, aunque se ven con facilidad a ritmo Netflix de una sentada. Quizás le sobran gravedad. Tiene demasiadas ganas de ser TRASCENDENTE y decir COSAS IMPORTANTES. Los mismos temas los toca a ritmo de POP La casa de papel, sin pretender estar cambiando el mundo, y aunque las comparaciones sean odiosas, a la vista está que suele salir mejor parada.

A partir de aquí, spoilers.

 

Los favoritos de LondonLos favoritos de Midas

Jack London escribía cosas como Los favoritos de Midas, Asesinatos SL y El Talón de Hierro antes de la Primera Guerra Mundial, en un mundo en crisis permanente, multipolar y con las potencias peleando por los mercados planetarios en equilibrio precario. Mantuvo siempre una relación complicada con las ideas socialistas y en casi todas sus novelas existe una tensión entre las aspiraciones el bien colectivo y el individualismo que, por otra parte, no han dejado de formar parte de la cultura popular en los últimos 100 años.

En la adaptación de Mateo Gil la acción se traslada a España y tiene como telón de fondo unas protestas sociales cuya orientación no se explicita, bautizadas como ‘La revuelta española’ y que ponen en peligro una cumbre de la UE. Sus líderes, que aparecen de pasada en las noticias, exhiben una retórica a medio camino entre V de Vendetta y el movimiento Occupy Wall Street. Pero poco más sabremos de ellos aparte de que son reprimidos duramente, aunque se insinúe que los favoritos de Midas pueden estar tras el movimiento por alguna clase de oscuro interés.

La serie está llena de interpretaciones políticas, una más explícitas y otras más oscuras. Al protagonista lo conocemos como heredero de un gran conglomerado, el Grupo Malvar, que podría ser perfectamente el Grupo Prisa, del cual forma parte el periódico más prestigioso del país, el Observador. Genovés, en los primeros capítulos, defiende la independencia del diario para publicar informaciones que perjudican al Banco Internacional. No, yo de Santander no he dicho nada, la serie es en Madrid.



Al inspector Conte, casi coprotagonista de Genovés, le pone cara un Willy Toledo que con su sola presencia contribuye a una capa más de posibles interpretaciones políticas, aunque su personaje esté muy lejos de la imagen pública del actor. Por el camino hace un inesperado cameo Carmelo Gómez, breve pero crucial -se supone- para la trama, aunque llega a unas alturas de la serie en la que da un poco igual porque, como en todo lo anterior, no acaba de estar muy claro hacia dónde va. O sí, pero con tanta solemnidad que cansa.

 

Los favoritos de GilLos favoritos de Midas

Al final Los favoritos de Midas es la historia de corrupción de Víctor Genovés, su asunción del papel que le corresponde como miembro de la élite, sobre el cual no aplican las reglas que delimitan las acciones del común de los mortales. El personaje acabará tomando una decisión brutal hacia el quinto capítulo y luego hará varios sacrificios previsibles, pero falta cierto giro que determine todas esas decisiones, porque no son un camino hacia el infierno plagado de buenas intenciones, sino un giro de 180 grados casi porque sí.

En parte porque los dos o tres primeros episodios presentan a poco menos que un superhéroe, que apoyado en la presencia física de Tosar hace negocios éticos, defiende la libertad de prensa, se liga a la periodista mona que ejerce de conciencia de la serie y es un hombre vulnerable y amante padre siempre deseando hacer lo correcto. Demasié pal cuerpo. Así, cuando se vuelve «malo» se supone que es intentando hacer «lo mejor», pero a partir de ahí se dedica a tomar decisiones contrarias a su orientación.

La actualidad ha querido que la serie de Gil se estrene con graves disturbios presuntamente desideologizados azotando Europa y mientras se publica escándalo tras escándalo del emérito rey Juan Carlos I que desvelan la mediocridad e infantilismo que marcan las relaciones de las élites en su burbuja de privilegios. Sin embargo, pandemia aparte, no son fenómenos nuevos y la ficción española lleva tiempo regurgitándolos como puede.



A Gil parece que se le olvida a media serie que los relatos de London eran POP y algo ridículos en su grandilocuencia, y así fueron leídos. Tanta solemnidad de thriller partiendo de una premisa, digamos, un poco loca y excesivamente moralizante, puede afectar a la credibilidad del conjunto sivno se le da el giro adecuado. Dentro de su corrección general y su ritmo notable, Genovés y su entorno a veces se pasan de intensos. Sobre todo, el personaje del policía Conte en particular, tienden a verbalizar conflictos que habrían tenido más impacto presentados de otra manera.

Las comparaciones son odiosas, sí, pero, de nuevo, otras series como La casa de papel o La valla han hablado de exactamente los mismos temas llegando mejor porque no han tenido complejos, se han ido al POP más loco y han tratado a sus personajes como tales y no como artefactos narrativos al servicio de una idea. Los favoritos de Midas, por no atreverse a parecer tan poco respetable, se queda a medias.

 

Jose A Cano (@caniferus)

12 comments

  • Guillermo Toledo es pésimo en la serie, no sabe actuar, hecho este, y para mi, no darle más de un regular tirando al malo a esta serie

  • Pésima serie, es una pérdida de tiempo. No resuelven en absoluto el conflicto.

  • Ruben

    Una mierda de serie. No tiene ningún sentido. Pérdida de tiempo.

  • Susana

    Es una mierda. Los guionistas enloquecieron al querer abarcan tanto y no sabían cómo resolverlo. Siempre es el quid de la cuestión. Ausencia de cerebros en los guiones.

  • El comentario personal sobre el sr. Toledo sobra en la crítica. Denota la poca profesionalidad del periodista.

  • Jack London

    Serie llena de clichés. Me encanta Tosar, pero cuando aparece Guillermo Toledo estropea la escena, qué actor más pésimo. La serie pierde ritmo, acelera, se para.. no tiene sentido.
    La idea y guión son buenos, lastima que va descendiendo a medida que avanzan los capítulos.

  • Estoy de acuerdo con la crítica, no hay un arco definido en el personaje de Tosar, el giro llega porque sí. Y Willy Toledo hace un gran trabajo, me sorprende que critiquen su actuación cuando hay actores que lo hacen mucho peor…

  • Jorge

    Ojo Spoiler.!!!!!! No leas si no la viste

    Yo es que no veo la justificación del crimen que comete Tosar. La organización no le dice que mate a nadie. Yo creí que se suicidaría pero cuando la mata me quedo perplejo!!!. Es absurdo! . Lo único que lo justifica es el mensaje de Midas renunció a su poder de convertir todo en oro. Pues ya ves!!!. Patético. Decepción absoluta.

    • Juan Antonio Bergasa

      No tiene ni pies ni cabeza.

      Cómo todo el capítulo final y parte del anterior.

  • Alfredo

    Pésima serie, el artor Tosar no es creible ni siquiera sabe de que va la seria. Me pregunto como en este país se hacen series tan malas???

  • Juan Antonio Bergasa

    Decepcionante. Lamento haber perdido el tiempo viéndola.

    Coincido en prácticamente todo lo del artículo y los comentarios.

    Serie muy lenta y con demasiadas tramas, que no aportaban nada, despistaban.
    Llega un momento que te aburres y pierdes el hilo de alguna de ellas. Sobre todo si, de puro aburrimiento avanzas la peli.

    Los guionistas parecían que andaban como pollo sin cabeza, improvisando cómo podían

    El final LAMENTABLE e ininteligible… y No sabe quien iba dentro de la limusina, quien ere el jefe o jefa de «Los Midas» ya me cabreó de sobremanera.

    Con la sola trama de «Los Favoritos» y poquito más y en 3 capítulos hubiera estado bien.

    De los actores nada que objetar, muy por encima del guión y de la dirección.

  • David

    De casi buena a decepcionante: todavía no se cómo se enteró que tenía que cargarse a alguien, fue todo muy absurdo, lastima porque estuvo cerca de ser una buena serie si lo hubieran atado un poco más. He perdido «6 capítulos» de mi vida

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.