Estás leyendo:
Lo que no sabías de… ‘La llamada’
9 min

Lo que no sabías de… ‘La llamada’

la-llamada-cine-con-ñ

 

Hoy vamos a darle un toque musical a nuestra web: os traemos una serie de curiosidades sobre una historia que se ha testado durante cuatro años en el teatro. Estamos hablando de La llamada, adaptación de la obra teatral de Javier Calvo y Javier Ambrossi que se convirtió en su primer largometraje como directores. Con un presupuesto de 100 euros y tan sólo cuatro funciones de prueba en un teatro, este musical se ganó rápidamente el corazón del público convirtiéndose en todo un fenómeno en las tablas y, cuatro años más tarde, en un éxito en la gran pantalla.

 

Cómo empezó todo 

Rodaje de la película en el Campamento Alto del León. Foto: Twitter

Como hemos comentado, a los Javis les dejaron el hall del Teatro Lara en Madrid sólo para cuatro funciones. Es decir, existió antes el espacio que el propio proyecto; vendieron una idea que aún no existía.

La historia inicial era completamente distinta a la que se puede ver en la película. El centro de la misma era un romance entre una adolescente y su profesor particular. Un primer planteamiento que se descartó cuando los dos creadores visitaron un campamento cristiano. Javier Ambrossi tuvo una educación religiosa en la que la todo el mundo afirmaba que veía y hablaba con Dios de una manera muy natural; un hecho que a él le parecía fascinante.

Debido a esto, y a la realidad de que la religión sigue muy arraigada en nuestra cultura, quisieron darle una visión muy pop sin meterse con nadie, hablando de la libertad y de que cada uno sea quien quiere ser. Esto sumado al deseo de hacer un musical hizo que escogieran la mítica canción de I Will Always Love You de Whitney Houston para representar a Dios, puesto que consideraban que la cantante era casi un ángel y simboliza una promesa que ya no existe: “siempre te amaré”. De hecho les sorprendió que les cedieran los derechos de dicha canción; pero finalmente lo consiguieron, aprovechándola por completo. “Javi y la montadora querían cortar un trozo de la canción, pero yo me negué en rotundo. Ya que la tienes la pones”, aseguró Javier Calvo.

¿Y cómo dio el salto del teatro a la gran pantalla? De una manera inesperada. Al finalizar una de sus funciones, Anna Castillo les dijo a los Javis que entre el público había un hombre que estaba aplaudiendo como si no hubiera un mañana. Se trataba de Enrique López Lavigne -productor de la película- que fue a ver la obra y salió entusiasmado. Al terminar, López Lavigne fue al área de merchandising, compró de todo y les dijo: “Esto va a ser una película”. Se fue sin decir nada más. Efectivamente, cumplió su promesa.

 

Sus tres musas

De izquierda a derecha, las actrices Macarena García, Anna Castillo, Belén Cuesta y Gracia Olayo con los dos directores

Como les dijo Almodóvar al ver la película: «Uno puede escribir la locura que quiera, pero ahí tiene que estar un grupo de actrices dando la cara, haciendo el texto divertido, emocionante y creíble. Habéis tenido mucha suerte con las vuestras”. Las tres protagonistas se han convertido en las musas de los directores, y allí por donde pasan, arrasan con sus nuevos proyectos.

Macarena García, María en la cinta, es hermana de Javier Ambrossi. De hecho, ambos directores aseguran que La llamada se hizo porque Macarena quiso hacerla con ellos. Al no contar con presupuesto y tener muy pocas funciones disponibles, era una decisión muy arriesgada, pero, pese a ello, la actriz quiso llevarlo a cabo. Sin saber el éxito que cosecharía después, desechó muchos papeles y rechazó muchas ofertas de trabajo por su hermano y su cuñado. Por todo este esfuerzo y dedicación, han comentado en varias ocasiones que la María existe porque querían escribirle un regalo, algo que le gustase mucho.

En el caso de Belén Cuesta hablamos de una promesa. Ella hacía un microteatro, dirigido por los Javis y Brays Efe -el actor que interpreta a Paquita Salas-, pero le pidió a Ambrossi que por favor le consiguiera un trabajo de lo que fuera, ya que lo estaba pasando muy mal económicamente. De ese modo, la “enchufó” para trabajar con él en un bar madrileño llamado ‘Válgame Dios’. Luego le comentó que les habían ofrecido el hall del Lara y que tenían una idea de un musical. Ella preguntó: “¿Un musical de qué?”, y respondió Ambrossi: “De monjas en un campamento”. Sin preguntar nada más se apuntó enseguida. Ese día Javi le dijo: “Te prometo que te estoy escribiendo un papel que no vas a tener que trabajar de camarera en mucho tiempo”. Y por ahora, así fue.

Y, por último, Anna Castillo. Por sorprendente que parezca, en un principio el papel de Susana iba a ser para la influencer Dulceida (muy amiga de ambos). Según cuenta, su carácter y espontaneidad encajaba a la perfección con el personaje. Pero cuando decidieron optar por un musical y se pusieron en serio con la obra, comprendieron que, por mucho que les encajara, necesitaban a una actriz y ella no lo era. Por lo que pensaron en Anna tras verla trabajar en un par de películas. Desde entonces no han parado de trabajar juntos y ha dado el salto a la fama, habiendo sido nominada este año como Mejor Actriz en los Premios Goya por su papel en Viaje al cuarto de una madre.

 

Cameos y caras nuevas

La fan Loli Pascua, a la derecha en una imagen de la película

Algo que caracteriza a la película son el sinfín de cameos que aparecen en ella. La mayoría de ellos no pasan de un par de frases, pero son suficientes para que el mecanismo funcionen: los espectadores se emocionan al reconocerlos y dan caché, complicidad y credibilidad a la cinta. Es algo que ya veíamos anteriormente en la famosa serie Paquita Salas.

No es la primera vez que vemos a un youtuber en la gran pantalla y en este caso disfrutamos de un papel desenfadado de Etsy Quesada, más conocida en Internet como ‘Soy una Pringada’. Los directores ya la seguían, declarándose fans de su contenido, y en la preproducción de La llamada, hartos de estereotipos de cuerpos delgados, decidieron incluir un personaje con un físico diferente. Contactaron con ella por Twitter, comenzaron las negociaciones y la contrataron. A raíz de ahí entablaron una amistad y han trabajado juntos en otros proyectos como su propia serie Looser.

También encontramos apariciones de Llum Barrera (actriz, presentadora y humorista), Víctor Elías (actor y músico conocido por su papel de Guille en la serie Los Serrano), Secun de la Rosa (actor y director conocido por sus papeles en serie como Aída) o el mítico cameo de Brays Efe, que aparece sutilmente como “Sor Francisca Salas, madre fundadora del campamento La Brújula. Elegida por Dios mucho antes de nacer”.

La estampa de Sor Francisca de Sales, el guiño a Paquita Salas en ‘La llamada’

Pero sin lugar a dudas, una de nuestras historias favoritas es la de Loli Pascua. Se trata de una mujer que era fan de la obra de teatro: asistió más de 200 veces a la función. Cuando los Javis la conocieron le aseguraron que saldría en la película, que le pondrían un hábito y sería una figurante. En pleno rodaje de su escena, lo hizo tan bien y vieron que tenía tanto potencial que, sobre la marcha, improvisaron y le dieron un papel más extenso, convirtiéndose en la entrañable Sor Loli.

 

El fenómeno fan


Los Javis, durante una presentación, junto a algunas de las seguidoras de ‘La llamada’.

Desde sus inicios en la obra de teatro, este musical aglutinó a muchísimo público, contando con el apoyo y el cariño de una gran comunidad de seguidores que no deja de crecer. Se autodenominan “llamaders”,y podrás reconocerlos fácilmente porque se identifican con las camisetas amarillas de ’La Brújula’ (el campamento). Muchos de ellos publican sus propias versiones musicales en Youtube y comparten su entusiasmo por la obra en el resto de redes sociales.

Los seguidores apostaron por esta historia y por todas las personas que hay detrás desde el primer momento, y han ayudado a sus creadores promocionando el merchandisingllegando a publicar y a estar más activos que las propias cuentas oficiales de La llamada. Todos los seguidores se sientan parte del proyecto, hecho que les fascina a los propios directores. Para Javier Ambrossi, esta película es un homenaje precisamente a estos fans que tantas veces han acudido al teatro a verla.

Seis años después de que se viese por primera vez, se mantiene el éxito y las esencias de los orígenes: la obra de teatro de La llamada sigue representándose en el mismo lugar donde sólo se consiguieron cuatro funciones en 2013 sin ninguna idea concreta, en el Teatro Lara de Madrid. Las giras en otras partes de España son también habituales.

Nana Medina (@KowaiNana)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.