Estás leyendo:
Las leyes de la termodinámica (2018)
4 min

 

Las leyes de la termodinámica son unas leyes físicas que determinan la temperatura o la energía de un determinado sistema (sí, esta no es la mejor explicación que podéis encontrar). Las leyes de la termodinámica es la nueva película de Mateo Gil, guionista habitual de Amenábar y director de films como Nadie conoce a nadie o Proyecto Lázaro. Las leyes de la termodinámica es en realidad un documental de su propio protagonista, Manel, interpretado por Vito Sanz, en el que explica las leyes de la termodinámica ejemplificándolas en su propia vida sentimental o, mejor dicho, se apoya en ellas para presentarnos sus relaciones.

Para los no iniciados estas leyes no son mucho más que incomprensibles teorías que escapan a nuestro control y conocimiento; pero para Manel son mucho más que eso, y sirven para explicar cualquier suceso que tenga lugar en el mundo. Y no tiene por qué ser un acontecimiento decisivo para el equilibrio del cosmos. Algo tan sencillo como ir al baño está atravesado por las leyes de la termodinámica, y eso es precisamente lo que se esforzará en mostrarnos.

Lo que hace Mateo Gil es envolver una comedia romántica convencional en un esquema narrativo novedoso. Atravesada por la voz en off del protagonista y con una libertad absoluta para cambiar el espacio y el tiempo de los acontecimientos desde el montaje, la película cuenta fundamentalmente la relación entre Manel (Vito Sanz) y (Elena) Berta Vázquez. Cómo surgió y se desarrolló, pero sobre todo por qué estaba destinada a ser así. El documental que, en un ejercicio de metaficción, dirige el propio Manel, calca el formato de uno que podríamos ver cualquier tarde en la tele. Expertos y expertas sentados en una silla, sobre un fondo negro, hablando en un inglés que en cuestión de segundos se ve sobrepuesto por un doblaje en español, mientras de fondo empiezan a aparecer animaciones que ejemplifican lo que están explicando.

La película es divertida y, por qué no decirlo, didáctica, pero no puede evitar ir perdiendo fuelle según pasan los minutos. Es un defecto muy común en las comedias románticas: superada la parte inicial, todo el peso cómico recae en gags puntuales y, en el caso de la película que nos ocupa, en el buen hacer de Vito Sanz interpretando a este neurótico – o metódico- estudiante de doctorado. La sensación de estar viendo algo ya visto antes es inevitable una vez que nos reponemos de la sorpresa de oír hablar de sistemas, entropía y equilibrios térmicos. Cuando los saltos temporales dejan de aparecer tanto y lo que vemos son escenas de la relación en sí, la peli cae, pierde ritmo y llega a aburrir.

Pese a sus posibles defectos Las leyes de la termodinámica es una película fresca y divertida. La comedia romántica puede ser un género que no esté atravesando su mejor momento, sobre todo cuando sirve de vehículo de lucimiento para el actor o la actriz del momento y no asume riesgo alguno, pero no deberíamos olvidar que nos ha regalado auténticas joyas a lo largo de la historia del cine. En esta película Mateo Gil sigue mostrando un aplomo notable a la hora de saltar de género, pero es Vito Sanz el que roba la función. Los actores del cine español, por lo menos en lo que se refiere a la comedia, acaban de recibir a otro integrante en su primera división.

Carlos Pintado (CarlosPM76)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.