Estás leyendo:
Una década desde las trincheras: el cine español de las crisis
6 min

Una década desde las trincheras: el cine español de las crisis

El periodista Raúl Cornejo publica 'Las cortinas son invencibles. Cine español desde las trincheras (2010-2020)', un repaso a las películas españolas que reflejaron la crisis económica de la década pasada y llegan ahora al mundo pandémico

las-cortinas-son-invencibles-cine-con-ñ

Dos crisis: la surgida a partir del 2008 y en la que ya estamos inmersos por la pandemia. En medio, el cine español que más conectó con ese país golpeado y desorientado. Juan Cavestany, Carlos Vermut, Carlo Padial o los colectivos Canódromo Abandonado y Los Hijos son algunos de los exponentes de una década de películas, precariedad e Internet que ha puesto ahora en valor el periodista Raúl Cornejo en el libro Las cortinas son invencibles. Cine español desde las trincheras (2010-2020), editado por Dilatando Mentes.


«Quería hablar de ese cine que se suele llamar independiente, que puede ser hecho con presupuesto acorde, productoras y alguna televisión, pero sobre todo de ese hecho al margen de la industria, de bajo presupuesto, hecho por creadores con su propio dinero y sus propios medios. Los que hicieron las películas que querían hacer, saltándose las dificultades habituales de la producción o la distribución», explica Cornejo a Cine con Ñ, que coge el título de su libro de un diálogo de la inspiradora La tumba de Bruce Lee (Canódromo Abandonado, 2013).

 

Reflejos de la España de la crisis

Una década desde las trincheras: el cine español de las crisis
‘Gente en sitios’, de Juan Cavestany (2013)

Esos cineastas, los Cavestany, Hernando, Vermut o Marín Sancho, fueron los que mejor reflejaron «lo que estaba pasando en esa época en España», dice Cornejo. El periodista alicantino explica que, sin muchas veces hablar directamente del paro o los desahucios, en esos pequeños trabajos se veían las dificultades y las transformaciones -políticas, sociales- que se estaban produciendo a toda velocidad en el país: «Esos cambios estaban en la forma de contar las historias, en la extrañeza que transmitían las propias películas. El cine más libre y pequeño es el que expresaba esa España que poco se ha acabado pareciendo a la de 2007».



Dividido en dos partes, una en forma de ensayo y otra con una selección de 70 películas con entrevistas, Las cortinas son invencibles busca relacionar esas películas hechas «desde las trincheras» con el contexto político, social y económico del que surgieron. Cornejo, que incluye en el libro entrevistas a una politóloga y un economista, lo explica: «Era muy importante para mí emparentar esas obras con lo que estaba sucediendo en la época. Ya se nos está olvidando porque estamos ahora en otra situación muy complicada, pero hay que recordar cómo cambiaba entonces el país. Todos los días pasaba algo, y eso se transmitía».

 

Internet y las trampas del low cost

Una década desde las trincheras: el cine español de las crisis

‘Mi loco Erasmus’, de Carlo Padial (2012)

El cine que surgió como defensa ante esos años difíciles tuvo también otro gran vaso comunicante con su realidad histórica: la consolidación de Internet y la llamada «democratización tecnológica». Las cortinas son invencibles recoge el experimento agridulce de la financiación y estreno multiplataforma de El Cosmonauta, los saltos a Filmin de Tiro en la cabeza (Jaime Rosales, 2008), Diamond Flash (Carlos Vermut, 2011) o Carmina o Revienta (Paco León, 2012) y el éxito de la iniciativa #LittleSecretFilm. Todos ejemplos de cómo los autores, por necesidad y/o visión, buscaron vías de escape en las posibilidades que ofrecía el cine digital y lo online.

Muy diverso y heterogéneo, se usaron distintas etiquetas (cine de guerrilla, alternativo, en los márgenes…) para definir a este cine. Cornejo, que utiliza y cuestiona estos términos, se fija especialmente en uno de ellos: low cost. Un concepto que, como explicó un famoso artículo de Los Hijos y hasta un ciclo/festival, pone sobre la mesa la precariedad con la que se hacían estas películas pero que también puede transmitir algo peligroso: «El término low-cost viene de ese billete barato que coges para ir en avión pero con el que hay algo que no funciona igual que en el resto de vuelos. Al final puedes ver este cine como un producto imperfecto, como «qué originales y majos estos chicos», y ya. Pero estos son grandes cineastas», dice Cornejo.

 

Las cortinas son invencibles en el futuro

Una década desde las trincheras: el cine español de las crisis‘Mai és tan fosc’, de Erika Sánchez

Desde el terremoto que supuso el triunfo en los Goya de La soledad (Jaime Rosales, 2007) hasta llegar a finales de 2020, Las cortinas son invencibles pasa por todo tipo de fenómenos y circunstancias que rodearon al cine español durante la década pasada. Y reflexiona también sobre qué podría ocurrir ahora con estas películas con una nueva crisis provocada por la pandemia: «Veo una oportunidad para bien y para mal. Tanto para que estas películas conquisten un nuevo público, que está ahí pero no los conoce, como para que estos cineastas vuelvan a pasar lo mismo de antes: que hagan películas pequeñas, estrenarlas en lugares pequeñoso en festivales y que luego se queden en un espacio de culto».

La clave, según Cornejo, vuelve a estar en que estas películas pueden tener una visibilidad y un recorrido que permita a sus creadores trabajar más y en mejores condiciones. Pese a que la falta de estrenos comerciales en 2020 generó una atención extra hacia propuestas normalmente más invisibilizadas, el espacio hay que seguir luchándolo, en los medios -que juegan su papel también en el libro- y entre el público. «Hay que llevar estas películas fuera de su lugar de origen, también del circuito de festivales. Que gente nueva las conozca y les de una oportunidad, quizá descubran algo nuevo y se abran caminos», dice el autor.

Las cortinas son invencibles. Cine español desde las trincheras (2010-2020) plantea en su ensayo un escenario difícil, pero abierto y apasionante de lo que fue y sigue siendo una parte esencial del cine español. Además de una importante selección de títulos escogidos, el libro de Raúl Cornejo cuenta también con el prólogo y el epílogo de dos cineastas que tambien representaron esta época: Pablo Hernando (Cabás, Berserker) y Erika Sánchez (Mai és tan fosc, Panteres). Como dice Sánchez, ahora «vuelven los tiempos difíciles, pero esta vez no podemos ni debemos fallar».

 

Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.