Estás leyendo:
‘En busca de La Singla’: la sordomuda que fue reina del flamenco
7 min

‘En busca de La Singla’: la sordomuda que fue reina del flamenco

Paloma Zapata ('Peret, yo soy la rumba') explora en un documental aún en desarrollo la vida de esta Antoñita 'La Singla', que llegó a codearse con Dalí o Paco de Lucía

La Singla

Antonia Singla Contreras, La Singla, fue una estrella del baile flamenco en los 60 que se codeó con la llamada gauche divine catalana. Actuó junto a Ella Fitzgerald, fue musa de Dalí, llenaba los teatros… pero un día desapareció del escenario y más de medio siglo después nadie la recuerda.

La directora Paloma Zapata se tropezó con ella cuando preparaba el documental Peret, yo soy la rumba. Antes de convertirse él mismo en una estrella el guitarrista de Mataró trabajó con La Singla: una bailaora gitana y sordomuda que durante casi una década fue una de las grandes figuras de la escena flamenca, dentro y fuera de España, pero luego olvidada.

Dos años después, el documental En busca de La Singla es un proyecto en desarrollo que ha pasado por los certámenes Abycine Lanza, DocsBarcelona, Mannheim Meeting Place y el Programa de Mentoring de la fundación SGAE, además de recientemente en el Central Forum de MEDIMED.

«Cuando vi bailar a la Singla por primera vez, me pregunté cómo era posible que aquella mujer no formase parte de la historia del flamenco«, explica Zapata a Cine con Ñ. «Tenía todos los ingredientes para convertirse en un icono: en primer lugar, una historia de superación, pues logró situarse entre las primeras figuras del flamenco a nivel internacional a pesar de su discapacidad. En segundo lugar, un gran talento: bailaba con gran dramatismo y un ritmo extraordinario, haciendo música con los pies».

Por último, «contaba con una iconografía singular, pues siendo sólo una adolescente se convirtió en musa de la gauche divine catalana, se codeaba con artistas como Dalí y Miró, y fue modelo de grandes fotógrafos como Colita y Xavier Miserachs, cuyas fotos han recorrido museos de medio mundo».

 

La Singla, una superviviente

La Singla

Sin embargo, tras conocer en profundidad su historia la conclusión de Zapata es que La Singla «es una superviviente, y después de todo a lo que se tuvo que enfrentar, me hago esa misma pregunta: ¿cómo fue posible que llegase a ser una estrella?«.

Antoñita La Singla nació en el año de 1948 en el barrio del Somorrostro de la Barceloneta, Barcelona, y a los pocos días sufrió una enfermedad que su madre nunca pudo identificar pero que más tarde los médicos supusieron que era meningitis. Daba igual, el resultado es que la niña había quedado sordomuda.

Fue el empeño de su madre, Rosa, que tenía que hacerse cargo ella sola de otros 16 hijos, el que logró sacar adelante a Antoñita. De médico en médico, la esperanza de que pudiese hablar y comunicarse la llevó a darse cuenta de que la niña podía entender palabras leyendo los labios de sus interlocutores y reproducir algunas. También, un descubrimiento: la pequeña era capaz de captar las vibraciones de la guitarra.

Aprendiendo los ritmos flamencos gracias al chasquido de los dedos, Antoñita demostró ser una bailaora llena de talento y energía. De tablao en tablao, con 13 años y ya conocida como La Singla participó en la película Los Tarantos, nominada al Oscar, y se dió a conocer al gran público y al mundo de la cultura de la época.

El auge artístico internacional de la Singla tuvo que ver con una serie de artistas que Zapata define como «visionarios«, entre ellos el pintor Paco Rebés y la fotógrafa Colita -esta última participa en el documental-, que supieron ver la autenticidad de su arte sin desligarlo de su contexto social.

Además, fue un galerista y periodista musical alemán, Olaf Hudwalker, quien la llevó de gira a Europa junto a Paco de Lucía, con un increíble éxito entre el público. Según su representante en España, Paco Banegas, «la Singla y su universo gitano enamoraban al público europeo, pero el de aquí se interesaba por artistas con más glamour». La directora lamenta que «quizás era un público que aún no estaba preparado para artistas como La Singla».

 

La música como lamento

La Singla

Zapata aclara que no se considera nada parecido a una experta en flamenco, pero ha tenido que documentarse bastante sobre la historia del pueblo gitano para sus dos últimos documentales. «Me sorprende que, a pesar de que hace más de 500 años que llegaron a España, hay aún un gran desconocimiento y muchos estigmas sobre su cultura«.

Cuando los gitanos salieron de la India «ya eran de oficio músicos, eran de hecho de la ‘casta’ de los músicos. Y allá donde se establecieron hicieron de la música su oficio, eran ‘obreros’ de la música», nos recuerda. «En España también fue así y de la mezcla con la cultura paya surgió el flamenco«. Pero todo esto «en un contexto de pobreza y exclusión, incluso de persecución, que el pueblo gitano tuvo que sufrir».

«El flamenco no puede desligarse de todo eso, y como ocurre con el pueblo africano esclavizado, es una música que nace en un contexto social y un lamento«. En el caso de la Singla «se convierte también en una forma de expresar su angustia interior, sus traumas, sufrimientos y aislamiento, ante la incapacidad de hacerlo de otra manera, con un resultado realmente demoledor».

Zapata tiene otro documental dedicado a la música con un componente étnica y cultura, en este caso senegalés: Casamance, la banda sonora de un viaje, de 2016. La directora explica a Cine con Ñ como le interesa «profundizar en las músicas de raíz, y a través de ellas, tratar de entender a las personas y sus culturas».

«Tradicionalmente la música (y la danza, en muchas culturas no se diferencia entre ambos términos) se ha entendido como una forma de expresión natural de las civilizaciones«. Sin embargo, «en las sociedades modernas se ha ido perdiendo. Esto no siempre ha sido algo negativo, pues también han surgido todas las músicas modernas; sin embargo, de alguna manera hemos ido dejando atrás algunas de las funciones de la música que nos definen como civilización: su función espiritual, festiva, o como fuente de transmisión oral, por ejemplo».

 

Estreno previsto para 2021

La Singla

El documental lo hila Helena, una periodista y profesora de flamenco interpretada por la actriz andaluza Helena Kaittani. Cuando esta descubre las viejas grabaciones de La Singla en internet, decide ejercer la profesión que había estudiado, y viajar hasta Barcelona siguiendo el rastro de la bailaora.

Así llega hasta Colita, la conocida fotógrafa que inmortalizó la infancia de La Singla en sus fotografías, y con la que forjó una amistad cinco décadas atrás. Sin embargo Colita no volvió a saber más de ella cuando su padre, un hombre siniestro, la alejó del círculo de amigos.

En su investigación por los barrios de Barcelona Helena conseguirá a encontrar por fin a la bailaora, retirada desde hace décadas. No le gusta recordar el pasado, pero consigue finalmente entrevistarla, para descubrir su historia de infelicidad tras un éxito no deseado, y como en el fondo, ambas tienen en común más de lo que hubiese podido imaginar.

La propia Paloma Zapata, a través de su firma La Fábrica Naranja, con sede en Barcelona, es una de las tres productoras del documental, en el que también participan Paola Sainz de Baranda (Malandar Films) y Remy Jacquelin, de la francesa Malberg Pictures. Rodada entre Andalucía y Barcelona, el estreno de En busca de La Singla está previsto para 2021.

 

Jose A. Cano (@caniferus)

 

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.