Estás leyendo:
José Luis Cuerda en cinco películas
7 min

Hace muy poco, justo hoy hace dos semanas, a media España se le atragantaba el café al enterarse del fallecimiento de José Luis Cuerda. Alejado últimamente de los focos después de haber estado muy presente hace un año con el estreno y presentación de Tiempo después y el homenaje en los Premios Feroz, la noticia de su muerte cayó como un jarro de agua fría en el mundo del cine y de la comedia, pero también entre el gran público no especialmente aficionado al cine que recordaba con agrado el buen rato que había pasado viendo sus películas.

Nacido en Albacete -un hecho del que hizo una seña de identidad de su carácter y su cine- un 18 de febrero de 1947, se mudó a Madrid después de que su padre ganase una casa jugando a las cartas. José Luis Cuerda, figura imprescindible del cine español de las últimas décadas, es uno de esos ejemplares típicamente español cuya personalísima visión del costumbrismo costaría imaginarla en cualquier otro lugar del mundo, y que a la vez trabajó con las emociones más universales y las referencias culturales más conocidas de otros países.

 

Su faceta más conocida es el humor surrealista o, mejor dicho, surruralista. Este «retorcimiento de la realidad que sigue siendo realidad» lo ha llevado a ser una parte más de la cultura popular, seguramente el mayor logro que puede lograr un cineasta (por lo menos por parte del público). Los hilarantes diálogos de Amanece, que no es poco son recitados por gente de generaciones y procedencias muy distintas. Su “todos somos contingentes, pero tú eres necesario”, “Yo creo…que me voy a sacar la chorra” y otras muchas tienen una transversalidad que ya querrían para sí los partidos políticos.

Pero José Luis Cuerda fue mucho más que su personal humor. Como recordaba el historiador Luis E. Parés, visitó nuestra historia reciente y fue un gran lector y adaptador de novelas. También fue el descubridor de Alejandro Amenábar, a quien produjo sus tres primeras películas. E inspiración de varias generaciones de cómicos -en especial del grupo de los Chanantes, con quienes comparte orígenes manchegos y cuyo estilo bebe mucho del humor del cineasta-. Absolutamente necesario, su apagarse nos deja una profunda tristeza solo mitigada por la posibilidad de poder seguir disfrutando de su obra. A continuación hablamos de cinco de sus películas imprescindibles.

 

TOTAL

total-jose-luis-cuerda-cine-con-ñ

La semilla del surruralismo. Una historia para TVE en la que Cuerda se alejaba de la comedia más en boga para elaborar un personalísimo humor, uno en el que las leyes de la realidad tienen una importancia muy relativa, que le haría una de las figuras imprescindibles de nuestro cine. Un pueblo de campo es Londres, un niño crece y se hace anciano de repente y una historia de amor dura un paseo. Y todo tan estupendamente.

Total es también el primer ensayo de reparto coral, que tan buenos resultados le dio a lo largo de su filmografía. Aquí es el gran Agustín González el que asume más protagonismo, ejerciendo de narrador, para introducir las historias de los Luis Ciges, María Luisa Ponte, Manuel Alexandre o Miguel Rellán. Una deliciosa excentricidad que supuso la primera parte de la trilogía surrealista, continuada por Amanece que no es poco y Así en el cielo como en la tierra y posteriormente se ampliada a tetralogía con Tiempo después.

 

EL BOSQUE ANIMADO

el-bosque-animado-jose-luis-cuerda-cine-con-ñ

El primer éxito incontestable en la carrera de José Luis Cuerda fue esta adaptación de la novela de Wenceslao Fernández Flórez que se alzó con el Goya a mejor película en 1988. Con Rafael Azcona en el guion y la fotografía de Javier Aguirresarobe, en la película no se mantienen las características humanas de animales y plantas aunque sí permanece cierto aire fantástico y se potencia la dimensión humorística.

Alfredo Landa, que ganó su primer cabezón por este película y volvería a repetir premio cinco años después por La marrana, de nuevo a las órdenes de Cuerda, encabeza un potente reparto. El bosque animado es una bonita película en la que, a través del día a día de un pueblo gallego, tienen cabida lo entrañable y triste y lo cómico y macarra, mostrando la amplia paleta de emociones con la que sabía trabajar con éxito el director manchego.

 

AMANECE QUE NO ES POCO

amanece-que-no-es-poco-jose-luis-cuerda-cine-con-ñ

¿Qué se puede decir a estas alturas de Amenece, que no es poco? Obra maestra, película imprescindible de nuestro cine, ejemplo más acabado del particular tipo de humor que desarrolló el director durante su carrera,…sus frases míticas son tan difíciles de sintetizar como su espectacular reparto (para Luis García Berlanga, el mejor de la historia del cine español).

La combinación del humor surrealista y absurdo con referencias de alta cultura lleva años haciendo llorar de la risa a quien se acerca a ella (y cómo no envidiar a quien lo hace por primera vez). Como era de esperar, esta marcianada que hizo eterno a Cuerda no tuvo demasiado éxito cuando se estrenó. Hoy es una película de culto que puede presumir de tener su propia asociación.

Aquí hablamos de cómo nació y se desarrolló el proyecto.

 

LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS

la-lengua-de-las-mariposas-jose-luis-cuerda-cine-con-ñ

Cuerda se mueve en un registro muy distinto al del humor surrealista en esta adaptación del relato de Manuel Rivas (otro relato del gallego sería más adelante la base del cortometraje El primer amor). La lengua de las mariposas nos lleva a un pueblo rural de Galicia en los meses anteriores al levantamiento militar de 1936 que daría inicio a la Guerra Civil, centrándose la relación entre un joven alumno (Manuel Lozano) y su maestro (Fernando Fernán Gómez).

Cuerda, apoyado en una banda sonora compuesta por Alejandro Amenábar que invita constantemente a la nostalgia, capta a la perfección la sensación de calma tensa que precede a la tempestad que inevitablemente está por llegar con un estilo más académico que en otras ocasiones. Una sucesión de secuencias entrañables, escritas e interpretadas con mucha sensibilidad, da paso a uno de los finales más duros y estremecedores de nuestro cine.

 

TIEMPO DESPUÉS

La última película de José Luis Cuerda fue este regreso a las esencias de su humor surrealista ambientado en un futuro lejano en el que la humanidad se encuentra dividida entre una sociedad reducida al mínimo número de habitantes (un rey, dos guardias civiles, un alcalde, algún comerciante) que viven encerrados en un edificio y los parados, que viven en un poblado a las afueras.

Sobre esta distópica metáfora Cuerda vuelve a hacer desfilar una galería de excéntricos personajes que van descargando diálogos plagados de referencias y mala leche y construyen una imagen desoladora de la sociedad actual y cómo lo que nos espera puede ser aún peor. Un divertidísimo regreso a un universo y a una forma de ver la vida y el cine muy especial. Tiempo después es también una celebración de la comedia española, que se unió para hacer posible esta producción que ha terminado por ser su testamento fílmico y de la que Cuerda dijo que era la mejor película de su carrera.

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.