Estás leyendo:
Espíritu punk, blues en Teherán y un homenaje a la primera directora de producción española en el Festival de Cine de Gijón
4 min

Espíritu punk, blues en Teherán y un homenaje a la primera directora de producción española en el Festival de Cine de Gijón

El certamen regresa supeditado a las normas sanitarias con la primera película del periodista Javier Tolentino en Sección Oficial y el reconocimiento a Sol Carnicero, histórica colaboradora de Berlanga o Pilar Miró

Festival de Cine de Gijón

El Festival de Cine de Gijón llega este 2020 marcado por las restricciones sanitarias dispuesto a defender una pantalla heterogénea y rompedora, además de dar a conocer a nuevos talentos del cine asturiano. Un año más, además, el premio Mujer de Cine reconocerá a una de las pioneras de nuestra producción nacional, en esta edición, Sol Carnicero, la primera directora de producción en España e histórica colaboradora de Berlanga o Pilar Miró.

La Sección Oficial Retueyos tiene una sola película española este año, Un blues para Teherán, el debut en la dirección del veterano periodista radiofónico Javier Tolentino. El conductor de El séptimo vicio de Radio 3 propone un viaje sensitivo por Irán superponiendo historias y músicas para huir de prejuicios y que bebe del cine de Kiarostami.

Apuesta por un cine arriesgadoFestival de Cine de Gijón

Fotograma de ‘Un blues para Teherán’. Imagen: FICX.

Retueyos es la sección que el propio Festival de Cine de Gijón considera que representa mejor al certamen, donde se prima «no jugar sobre seguro» y «seguir arriesgando». En la misma se presenta solo primeros, segundos o terceros largometrajes «priorizando la heterogeneidad en la mirada y la apuesta por la búsqueda formal».

En la Sección Albar, la que invita a volver al FICX a directores que ya han triunfado en él en ediciones anteriores, comparecen dos películas españolas muy diferentes pero muy pegadas al espíritu del Festival. Por un lado, Vaca mugiendo entre ruinas, de Ramón Lluís Bande, documental sobre el Consejo Soberano de Asturias y León que gobernó la zona cuando desconectada del resto del territorio republicano durante la Guerra Civil y hasta su toma por parte de Franco.

Por el otro, Subterranean, un documental en la frontera entre EEUU y México que sigue a Pablo y Marieta, una pareja de músicos veteranos dispuestos a darlo todo por triunfar en su sector y al mismo tiempo capaces de sumergirse en las profundidades del underground o el punk sin ningún miedo.

 

Talento asturiano y lo mejor de otros festivalesFestival de Cine de Gijón

Fotograma del corto ‘Atraco al Banco de España’. Foto: FICX.

Dos secciones recogen ya una gran mayoría de películas españolas, en particular una dedicada al cortometraje asturiano. Por ejemplo, en la Sección Esbilla se presentan, otra las clásicas del Festival de Cine de Gijón, se presenta una selección de películas del panorama internacional de Festivales que desde la Dirección y el Comité de Selección se consideran esenciales para que los espectadores puedan «completar el mapa del cine más interesante de la temporada».

Tierra de leche y miel, documental de Héctor Domínguez-Viguera, Carlos Mora y Gonzalo Recio que ya pasó por la Seminci; Una revuelta sin imágenes, corto de Pilar Monsell; Moru, mediometraje de Ángeles Muñiz Cachón; Paco Loco: Viva el Noise, de Daniel Cervantes;  Lengua nativa, de David Castro; Vicente García Riestra, guardián de memoria. Una historia de Buchenwald, de Alberto Vázquez García; Siberia, de Manuel García Póstigo, y La última primavera, de Isabel Lamberti son los títulos españoles en esta sección.



En la sección Asturies Curtiumetraxes seis cortos de cineastas del Principado tendrán su oportunidad ante el gran público. Serán Valediós, de Elena Duque; Timbres, de Diego Garot; Still Hungry, de Elmer Guevara; Karten, de Nacho González; Extintor, de Rodrigo Sopeña y Joana Solnado, y Atraco al Banco de España, de José Riveiro.

 

Sol Carnicero, Mujer de CineFestival de Cine de Gijón

Sol Carnicero durante un rodaje con Berlanga y Victoria Abril. Foto: FICX.

El Festival de Cine de Gijón, además, homenajará este año entregándole el premio Mujer de Cine a Sol Carnicero, la primera mujer en ocupar el cargo de directora de producción en España, en Vámonos, Bárbara, de 1977, dirigida por Cecilia Bartolomé. Nominada dos veces al Goya en Mejor Dirección de Producción en 1988 y 1989 por Pasodoble y Esquilache, como gran parte de los y las profesionales de su generación su carrera empezó ligada a RTVE.

Carnicero trabajó en clásicos del cine español como La escopeta nacional, Patrimonio nacional, Nacional III, La vaquilla, Gary Cooper que estás en los cielos o El crimen de Cuenca. Además de ser ella misma una pionera, también apostó por el trabajo de autoras como la mencionada Cecilia Bartolomé o Pilar Miró, con las que colaboró en repetidas veces a lo largo de sus carreras.

 

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.