Estás leyendo:
Escenario 0: el diagrama de Venn
6 min

Escenario 0: el diagrama de Venn

La producción de Bárbara Lennie e Irene Escolar no es teatro grabado, es otra cosa. Tampoco es televisión, porque ni llega a su aspiración de verismo ni falta que le hace

escenario-0-cine-con-ñ

Escenario 0 adapta al formato del streaming seis obras escénicas recientes de prestigio en el teatro español. Producida por las actrices Bárbara Lennie e Irene Escolar, que protagonizan la traslación de Hermanas, la cual ya representaron en salas, la serie mezcla recursos de ambos formatos en los títulos Mammón, Juicio a una zorra, Los Mariachis, Todo el tiempo del mundo y Vania.

Es la primera serie que surge de la pandemia de COVID-19, más allá de las también experimentales que reflejaban el propio confinamientoNace de la crisis del teatro, sector siempre en crisis económica, que no creativa, al que el encierro obligatorio se lo ha puesto un poco más difícil.

Dentro de que los dramaturgos ya vivan acostumbrados a una crisis constante, como si de millennials con dos títulos universitarios se tratase. Bueno, «como si», no, aparte, también, a veces, siéndolo.

Que Escenario 0 sea una antología conlleva que cada episodio sea un planeta diferente que se rige según sus propias reglas, cada cual con su director. Las duraciones y el estilo se adaptan según las obras que sirven de referencia y no trasladan tanto los textos de aquellas como la representación de las mismas.

Esto no es teatro grabado, es otra cosa. Tampoco es televisión, porque ni llega a su aspiración de verismo ni falta que le hace. Escenario 0 es más bien el sitio donde se cruzan los dos, como un diagrama de Venn.

Escenario 0

Tan cerca, tan lejos

Como han repetido varias veces durante la campaña de lanzamiento, Escenario 0 se permite cosas que la televisión nunca haría, porque no puede. Mantiene, en la mayoría de episodios, la escenografía mínima o inexistente del montaje original, de manera que si hay un bar vemos solo la barra, si hay un club de striaptease solo vemos a la bailarina y si alguien sirve una copa de la botella no sale líquido.

En la intimidad de la sala de teatro se admite la convención, porque el espacio que se crea ya es diferente al de otros medios, más onírico o psicológico que narrativo en un sentido clásico.

En este caso para el público la experiencia de Escenario 0 será diferente según haya visto las obras o no, claro. Pero sigue siendo interesante, tanto en un caso como en el otro. La variedad de géneros permite además, no aburrirse. A quien sature el absurdo de la existencia en Vania o la tragedia de Todo el tiempo del mundo puede refugiarse en la comedia de Mammon.

La primera diferencia básica con una sala de teatro está en la distancia. Ni desde la primera fila se alcanza la intimidad con las caras del reparto que alcanza la cámara. No es lo mismo escuchar a las hermanas Bárbara e Irene reprocharse maltratos, miserias y exnovios muertos a unos metros de distancia y con varias filas de espectadores por medio que con un primerísimo primer plano que capta el moqueo cuando la actriz llora.

Se pierde, claro, la fisicidad de que las actrices estén de verdad a tres, cuatro, cinco metros de ti. De que cuando se abofeteen escuches el eco y sepas que se están golpeando en ese momento y no volverán a golpearse igual en la siguiente representación. Vistas en HBO, puedes darle a la pausa. La relación que se establece es diferente.

Porque Lennie y Escolar no pueden bajar de la tarima y pasearse entre las butacas. Luis Bermejo no puede gritarle Ariadna Gil a medio metro de donde tú estás, haciendo literalmente de cuarta pared. Carmen Machi no te mira directamente mientras se defeca -verbalmente- en Zeus y el heteropatriarcado.

escenario-0-carmen-machi-cine-con-ñ

El salto también influye en el escenario. Juicio a una zorra podría pasar por un episodio de ambientación especialmente surrealista de una serie «normal» en la medida en que levanta un escenario tan verista como lo sean todos en televisión. Las escenas oníricas son de montaje, no solo de escenografía, y los personajes mudos extra le dan a Machi un público al que contarle el monólogo. Hermanas, por su parte, al desarrollarse en una sala de teatro vacía, podría pasar por un ensayo grabado.

En el montaje de Vania de Alex Rigola todo sucede en una habitación, literalmente cuatro paredes -nosotros incluídos- y los personajes van rotando por ella. En la versión televisiva nunca vemos construcciones humanas, el espacio que los encierra pasa a ser el bosque y en lugar de sucederse los días todo se desarrolla en una sola excursión por el campo.

Lo mismo vale para Los mariachis o Mammón. O en Todo el tiempo del mundo de Pablo Messiez, cuya devastadora historia sobre el Alzheimer es imposible que se desarrolle en blanco y negro en un escenario y gana dos recursos: el plano detalle y el montaje paralelo. El espectador que la ve conociendo la obra, como este que hoy y aquí firma, ya ve venir que le van a pegar donde duele en el primer minuto del capítulo.

Escenario 0

Telones catódicos

Decíamos ayer, por cierto, que las producciones de HBO fabrican a HBO tanto como HBO las fabrica a ellas. ¿Habrían llevado Lennie y Escolar su proyecto a Atresmedia? ¿Sería posible Escenario 0 en Netflix o Movistar? Podemos dudarlo, si acaso sería viable aunque improbable en RTVE. Bueno, en La 2, o lo que quede de La 2. Quizás arrinconada en otro experimento que arrasa en su ámbito sin que nadie se entere como puede ser PlayZ.

Porque esto no es Estudio 1, de hecho, juega con la numeración y se va un paso más atrás. En Estudio 1 se representaría Tío Vania de Chejov con los diálogos tal cual y como mucho un cambio de escenografía que remitiese a la actualidad, no una adaptación con doble tirabuzón -Rigola adaptó a Chejov, Carla Simon adapta a Rigola- como la de aquí.

Es probable que los experimentos como Escenario 0 no se repitan de manera regular en el futuro, aunque la gracia aquí está precisamente en el diagrama de Venn. Si el público de la marca HBO es el mismo que acude a las salas de teatro y si coincide en número suficiente. En cualquier caso solo con esto ya habría merecido la pena.

 

Jose A. Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.