Estás leyendo:
El Zinemaldia asiste al regreso de Paco Cabezas al cine español
4 min

El Zinemaldia asiste al regreso de Paco Cabezas al cine español

cabezas-cine-con-ñ-3

 

En los últimos meses el hype (la expectación) había ido creciendo con cada imagen que trascendía de Adiós. Y con mucha razón. El regreso del sevillano Paco Cabezas al cine español después de haberse pasado los últimos años haciendo las Américas con series como Penny Dreadful era muy prometedor. Reparto de nivel (Natalia de Molina, Mario Casas, Ruth Díaz, Carlos Bardem, Vicente Romero, Mona Martínez), rodaje en las 3.000 viviendas de Sevilla y un director que ha demostrado su valía al frente de grandes producciones. El resultado, que se lanzará al mundo el próximo 8 de noviembre, se ha podido ver por adelantado en San Sebastián, donde Adiós se emitirá esta noche en la gala de RTVE.

Paco Cabezas, que ha asistido telemáticamente a la rueda de prensa al encontrarse en Los Ángeles haciendo Penny Dreadful, ha destacado la ilusión que le hacía volver a casa y aplicar lo aprendido en estos años de profesión en una historia local. “Es la película de las que he hecho que está más cerca de mi corazón y de mi alma” ha declarado con una energía admirable teniendo en cuenta que en su actual parte del mundo eran las tres de la madrugada.

Su participación ha sido lo más estimulante de una rueda de prensa en la que RTVE ha hecho también balance de su trabajo en el cine español de este año 2019. La cadena ha estado representada por el director de contenidos, canales y producción de programas Fernando López Puig y la periodista Elena S. Sánchez, que ha conducido las intervenciones

Ambientada en el narcotráfico de las 3.000 viviendas de Sevilla, Adiós cuenta la historia de venganza de Juan Santos (Mario Casas, en un apreciable esfuerzo por hablar con acento andaluz), que pierde a su hijo en un accidente de tráfico cuando su coche es arrollado por otro que escapaba después de pegar un palo a unos traficantes. Su familia enseguida se involucrará para buscar justicia, mientras la policía empezará a hacer su trabajo, a lo largo del cual empezará a aflorar una red de corrupción.

Adiós tiene un ritmo tan vibrante que consigue que tardemos en darnos cuenta de que es una película que ya hemos visto muchas veces. Todo lo arrollador que Cabezas ha conseguido levantar durante los primeros dos tercios de película se viene abajo en un tramo final que, sencillamente, no se sostiene. La espiral de violencia que había desencadenado la familia Santos difícilmente podría tener un final feliz. Y aunque caigan peones por el camino no hay por dónde coger que Casas y de Molina acaben la película con el mismo saludo y en el mismo sitio que la empezaron.

La película se quiere dar una trascendencia que sí tienen otros thrillers exitosos recientes como Quien a hierro mata o El reino, y este intento acaba por resultar artificial y forzado. Clásica historia de redención imposible por un destino ya determinado por sus orígenes.  Sin embargo, sus méritos son muchos y fuertes. Empezando por una brutal fotografía de Pau Esteve, siguiendo por el gran trabajo de Cabezas coreografiando la violencia hasta el esfuerzo de un aplicado reparto en el que destacan la siempre estupenda Natalia de Molina y una Mona Martínez de ecos lorquianos. Un regreso no redondo pero sí muy valorable.

 

Carlos Pintado Mass (@CarlosPM76)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.