Estás leyendo:
El deseo sexual femenino se visibiliza en el audiovisual español
5 min

El deseo sexual femenino se visibiliza en el audiovisual español

deseo-femenino-cine-con-ñ

Embarazadas con ganas de follar, chicas jóvenes que dejan a sus novios y dan rienda suelta a su deseo o mujeres violadas que reconectan con su sexualidad. Si en la celebración de este 8 de marzo podemos destacar una novedad en el audiovisual español, esa es la emergencia de las narrativas que visibilizan el deseo sexual femenino. Un potencial que ya anticipaba la filósofa y feminista Clara Serra cuando afirmaba que “el feminismo tiene mucho que ganar disputando la sexualidad y zafándose de las deformadas caricaturas que lo dibujan desde el poder como puritano”. En esa línea, desgranamos tres producciones recientes sin pizca de moralismo y con muchos códigos en común.

Vida perfecta (Movistar+), la serie creada por Leticia Dolera y co-guionizada con Manuel Burque, es una de las referencias imprescindibles. Sus 8 capítulos retratan la vida de tres mujeres que, habiendo superado la treintena, están en plena crisis existencial. Su sexualidad ocupa un lugar relevante en la trama: María (la propia Dolera) explicita su deseo durante el embarazo, en lugar de esconderlo; Cris (Celia Freijeiro) escapa de su malestar diario y se redescubre a través del sexo; Esther (Aixa Villagrán) coloca su satisfacción sexual como pilar de un intento de vida hedonista. Unas historias contadas desde una mirada cinematográfica que integra el deseo femenino con naturalidad pop y que, sobre todo, no predica una manera correcta de vivirlo. Fuera estereotipos y fuera esencialismos. Porque no hay vida -ni mujer- perfecta, sino vidas y mujeres diversas.

Vida Perfecta huye de estereotipos y esencialismos con una representación de la diversidad de las mujeres y de sus deseos

Junto a Leticia Dolera, dos jóvenes realizadoras se encargaron de la dirección de varios capítulos de Vida perfecta: Ginesta Guindal y Elena Martín. Precisamente Guindal es quien dirige Drama, serie creada por Dani Amor y producidad por Playz en colaboración con el Terrat. La ficción se centra en la vida de África (a la que da vida una fulgurante Elisabet Casanovas), una veinteañera precaria que se queda embarazada y no sabe de quién. Y es que, hace unos meses, cuando lo dejó con su novio, tuvo unos días “muy heavys” en los que se enrolló con cinco jóvenes. El deseo sexual de África se aborda con desparpajo millenial y, además, es el elemento que vertebra el guion de toda la serie. Así, cada capítulo reconstruye a través de flashbacks la relación sexual que África mantuvo con cada uno. A la vez, en el presente, la protagonista les busca para comunicarles su embarazo y la parte de “marrón” que le corresponde. Narrativas feministas con el deseo en el centro.

En Drama cada capítulo aborda un encuentro sexual, que estructuran la narrativa de toda la serie

Por su parte, Elena Martín, que completa el trío de directoras de Vida perfecta, es a su vez la actriz protagonista de Suc de síndria (Zumo de sandía). Ha sido el corto español más exitoso de la pasada temporada: desde el reconocimiento en la Berlinale 2019 hasta los recientes premios Feroz, Gaudí y Goya al mejor cortometraje. Suc de síndria condensa en 22 minutos la reconexión de Bárbara (Elena Martín) con su sexualidad tras haber sufrido una violación.Reencontrarse con el orgasmo, a un tiempo fuente de placer y sanación. Una emoción que recorre al espectador cuando Bárbara, tras correrse, estalla en un sollozo liberatorio en el que la risa y el llanto se entremezclan. Expresado en palabras de la joven directora del cortometraje, Irene Moray, al recoger el Goya: “Estas mujeres tienen derecho a disfrutar de la vida, de su cuerpo, a correrse y el derecho a ser quien ellas quieran ser”.

Tres propuestas audiovisuales con temáticas y narrativas comunes, como una suerte de archipiélago, que esperemos tengan líneas de continuidad. Tal vez a través de historias que apelen también a edades más avanzadas, terreno donde aún queda mucho por contar. De momento, Vida Perfecta, Drama y Suc de síndria reflejan y retroalimentan el cambio cultual y social feminista en nuestro país. Si hemos normalizado las conversaciones sobre el Satisfyer, por qué no ver representado el deseo femenino en la gran pantalla.

 

Fabio Cortese (@fcsanabria)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.