Estás leyendo:
El doblaje en España después de la gran huelga de 2017
8 min

El doblaje en España después de la gran huelga de 2017

El trabajo de los actores y actrices de doblaje vive un crecimiento sostenido y está cada vez más reconocido por el público, pero aún tiene desafíos laborales por delante

doblaje en españa cine con ñ

En 2017 se negaron a trabajar para reivindicar sus derechos laborales, y pusieron en vilo a la industria durante 45 días. Fue la segunda demostración de fuerza más potente que se recuerda del sector del doblaje en España tras la de 1993, obligando a retrasar emisiones de varias series extranjeras. Esa huelga finalizó con un nuevo convenio laboral para los actores y actrices de doblaje, lo que parecía solucionar un problema para un gremio que sigue creciendo pero que está entre los peor pagados de Europa, según un estudio encargado por el Instituto de la Cinematografía y de las Artes Audiovisuales (ICAA) en 2015.

Aquel convenio de la primavera de 2017 regulaba, en realidad, sólo a los dobladores de la Comunidad de Madrid, donde se ubica la gran mayoría de la producción de doblaje en el país. Una concentración y unas nuevas condiciones conquistadas que han reforzado a los profesionales que trabajan en la capital -que ya han empezado el camino hacia un tercer convenio– pero que también evidencian la enorme desigualdad de salarios y las difíciles condiciones que se viven en el resto del Estado, donde no existe un marco laboral común y donde cada autonomía pone sus propias reglas.

«A día de hoy no se puede hablar de «sector» en España. Se puede hablar del doblaje en Madrid, y lo que pasa fuera», asegura a Cine con Ñ María Jesús Nieto, actriz de doblaje y miembro de ADOMA, el sindicato madrileño de artistas del doblaje que capitaneó entonces el parón en la capital. Nieto sostiene que fuera de la Comunidad de Madrid es «un sálvese quien pueda», donde muchos de los que se dedican al oficio trabajan por «precios vergonzosos, cuando no gratis o prácticamente».

sergio-zamora-doblaje

El actor de doblaje, Sergio Zamora, en una sesión de locución. Foto: Youtube

Los actores y actrices de doblaje de otras comunidades han empezado, sin embargo, a organizarse para cambiar esa situación de precariedad. Se están produciendo negociaciones por un convenio colectivo en Cataluña o País Vasco, pero aún sin resultados concretos. En Barcelona, el otro gran foco de estudios y profesionales del doblaje, reivindican nuevas condiciones efectivas desde hace años. El pasado mes de abril los profesionales constituyeron DUB, asociación que nace con la voluntad de luchar contra la precarización del mundo del doblaje en la ciudad.

«En comunidades como Andalucía, País Vasco, Valencia o Galicia los precios que cobran los actores de doblaje son cuatro o cinco veces más bajos de los que se cobran en Madrid o Barcelona»

 

Fuera de Barcelona la situación es aún más delicada. Según datos publicados por la Escuela de Dobladores de Madrid, en otras comunidades como Andalucía, País Vasco, Valencia o Galicia los precios que cobran los actores son cuatro o cinco veces más bajos de los que se cobran en Madrid o Barcelona. Desde organizaciones como ADOMA se denuncia la desolocalización del trabajo de algunos estudios hacia estas zonas para reducir costes mientras crecen las voces que plantean la necesidad de establecer un umbral minimo de precio de tarifas a nivel estatal.

La paradoja de este contexto laboral -o uno de los motivos- es que la oferta de trabajo no ha dejado de crecer estos últimos años en nuestro país. La diversificación de contenidos (películas, series, videojuegos, podcasts, radioteatro…) y las distintas formas de consumo audiovisual a través de Internet han permitido un crecimiento natural y sostenido. «En cuanto a número de trabajos, el doblaje tiene buena salud a día de hoy», resume a esta publicación Víctor Martínez, director de la Escuela de doblaje y locución AM, que destaca la variedad de demanda auditiva que existe entre el público.

estudio-doblaje

Ese desarrollo ha provocado un importante aumento de centros formativos que se dedican a ello en toda España. «Cuando nosotros montamos la Escuela (2004) en Madrid solo había otro centro en activo. Ahora mismo debe de haber 15 o 16 escuelas aquí», calcula Martínez. Esto ha provocado un fenómeno relativamente nuevo: muchas personas que se han formado en el campo pero que no pueden vivir de ello porque trabajan muy poco. «Los profesionales seguimos trabajando», aclara Nieto, «pero luego hay gente que hace una convocatoria o dos y se pierde en el olvido».

 

La vuelta del doblaje tras el confinamiento

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus también significó, por extensión, el parón del doblaje en España. Muchas series de Netflix, HBO o Movistar + estrenaron nuevos capítulos sin posibilidad de verse dobladas porque el trabajo se realiza en el estudio, donde se reúnen los equipos técnicos y humanos. Durante la cuarentena se empezaron a estudiaron alternativas a la presencia física, y Mediapro incluso presentó a principios de mayo un tecnológico kit para el «teledoblaje».

Aunque se asegure desde la compañía de Jaume Roures que este tipo de herramientas no irían a sustituir a los estudios, muchos profesionales se han manifestado en contra de esta posibilidad que, según un comunicado de AADPC (Associació d’Actors i Directors Professionals de Catalunya),  «dinamita al sector en su conjunto» por las condiciones en las que se realizaría (eliminando puestos de trabajo como el de los técnicos y directores o discriminando a los actores que no puedan tener acceso a ese soporte tecnológico).

Según empezaban las fases de desescalada, el doblaje ha vuelto rápidamente a esa actividad presencial. Por supuesto, adaptándose a las normas de seguridad, con unos protocolos específicos para el trabajo a realizar. «A mitad de mayo ya estábamos prácticamente todos incorporados. Al principio fue todo nuevo y caótico, pero ya nos estamos acostumbrando a esto«, explica la actriz de doblaje Vera Bosch, voz española de actrices como Zendaya.

 

Una profesión cada vez más reconocida

Además de por la vuelta al trabajo y la importante demanda, los actores de doblaje también tienen algún otro motivo para sonreír en 2020. En los últimos años hay un reconocimiento e interés creciente del público hacia su trabajo. El asentado desarrollo de las redes sociales ha permitido que miles de personas se acerquen más a un sector que ha sido siempre, con más o menos intención, bastante invisible. Y ahora recibe un importante grado de atención.

«Hay mucha más demanda de querer saber sobre nosotros, sobre cómo trabajamos, que si quién dobla esto o lo otro», dice Bosch, que pertenece a esa generación de dobladores más jóvenes que están más acostumbrados a ese interés y a moverse en las redes. La actriz nota un cambio en ese sentido con respecto a las antiguas generaciones en el oficio: «A nuestros mayores no les interesaba mucho que la gente los conociera. Ellos iban, hacían su trabajo y ya está. Muchos de ellos no tienen redes y no les interesa para nada que se les conozca».

«El mejor doblaje es el que no te enteras de que existe»

No era ni es por timidez. Hay una tradición en el oficio de mantener cierto grado de invisibilidad, algo que se entiende como favorecedor para el resultado final de su trabajo. «El mejor doblaje es el que no te enteras de que existe. Tiene que formar parte de un todo que se empaste y que ni te plantees que está ahí», dice Nieto, que asegura que el reconocimiento del público es bueno, pero que nota cierta «atención excesiva» en la actualidad.bely-basarte-Michelle-Jenner-doblaje

Michelle Jenner y Bely Basarte durante el doblaje en España de la película de Disney ‘La Bella y la Bestia’. Foto: Youtube

Los dobladores más jóvenes se toman este reconocimiento con naturalidad, familiarizados ya con un canal de difusión que no solo da a conocer su trabajo, sino que permite, positiva o negativamente, estar en contacto directo con todo el mundo. «En nuestro caso es muy similar a lo que sucedía antes. Simplemente existe esa ventana de las redes, y a algunos nos gusta interactuar más con la gente, saber qué opinan«, expone Vera Bosch.

 

Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.