Estás leyendo:
La Academia de Cine admite que despidió de forma improcedente a tres trabajadoras
5 min

La Academia de Cine admite que despidió de forma improcedente a tres trabajadoras

La institución alegó en agosto que se prescindía de ellas por motivos económicos. Finalmente en un acto de conciliación antes de llegar a juicio ha aceptado que se trató de despidos improcedentes

despidos-de-la-academia-cine-con-ñ

Los despidos de la Academia de Cine fueron improcedentes, y lo dice… la propia Academia. El pasado 10 de noviembre la institución admitió en un acto de conciliación que los ceses de tres empleadas durante el verano fueron improcedentes, como ellas mismas denunciaban, de manera que el caso no necesitó llegar a juicio como estaba previsto hasta ese momento.

La admisión de la improcedencia no cambia nada en la práctica: al no ofrecer la Academia la readmisión, el estatus laboral de las trabajadoras se mantiene. La institución ya les ofreció la máxima indemnización legal posible el pasado agosto, en el momento del despido, a pesar de que legalmente no era necesario porque entonces la organización aún sostenía que eran despidos objetivos por causas económicas.

Precisamente esta circunstancia, que la Academia decidiese indemnizar los despidos con la cantidad mayor que correspondería por ser improcedentes, pero sin usar la fórmula legal, fue la que dio pie a que las antiguas empleadas interpusiesen una denuncia que incluso fue señalada para juicio, aunque finalmente este no haya sido necesario. Consultada por Cine con Ñ, la institución confirma que reconoce los despidos como improcedentes sin hacer más comentarios.



La Academia admitió en un acto de conciliación telemático que homologa el Juzgado de lo Social nº 29 de Madrid la improcedencia del despido de dos de las tres antiguas trabajadoras, ya que la tercera se retiró de la demanda. Este reconocimiento se aplica con efectos al 31 de julio de 2020 en un caso y el 14 de agosto en el otro.

Aunque la improcedencia del despido implica que la empresa puede ofrecer la readmisión a las trabajadoras, en este caso la institución optó por la indemnización. En cualquier caso, ya cuando se comunicaron los despidos de la Academia el pasado verano se ofreció la indemnización mayor a las mismas, por lo que económicamente nada cambia para ninguna de las partes.

 

Despidos polémicosdespidos-de-la-academia-pq-cine-con-ñ

Estos despidos de la Academia de Cine llegaron a ser discutidos en su última Asamblea General, el pasado septiembre, en la que se discutieron las cuentas de la institución. La principal queja que se expuso, expresada por varios académicos en redes sociales las semanas previas, es que si se alegaban motivos económicos objetivos por la incidencia de la pandemia en los ingresos se ofreciese una indemnización que debía resulta prohibitiva para las arcas.

Se cuestionaba que realmente la situación económica de la institución fuese tan mala como para justificarlos. E incluso se apuntaba a que, si lo era, la actual directiva debía dar explicaciones sobre el rápido deterioro de las cuentas desde el superávit de 2019. Las voces críticas se plantearon convocar una asamblea extraordinaria para examinar los números si no se daba respuesta en la convocatoria ordinaria.

Finalmente la celebración de la Asamblea ordinaria pareció calmar las aguas, aunque los académicos críticos con la gestión no descartaron la posible convocatoria extraordinaria, posponiéndola por la actividad de los festivales de septiembre y posteriormente dificultada por las nuevas restricciones sanitarias. Por el momento se desconoce si el fin del contencioso alrededor de los despidos de la Academia contribuirá a apaciguar los ánimos.

 

Trabajadoras con más de 20 años en la Academiadespidos Academia de cine

En su carta abierta tras recibir el apoyo de parte del sector, las trabajadoras despedidas alegaban que en los últimos meses se han tomado medidas que contradicen la mala situación económica de la institución. Ponían como ejemplo la remodelación de la planta baja de la sede para convertirla en una cafetería abierta al público, la creación de un Programa de Ayudas a la Investigación o el aumento de la partida de ayudas al Programa de residencias.

Los despidos de la Academia de Cine han sido aún más polémicos por el perfil de las trabajadoras afectadas, dos de ellas con más 20 años de experiencia en la institución. En concreto algunos de los académicos consultados por Cine con Ñ han señalado el de Nieves Martínez, a la que llegaron a definir como «la interventora de los Goya. Tiene el reglamento en la cabeza y se ocupa de la transparencia del proceso. Era la persona que elegía al notario, aceptaba o rechazaba nominaciones, etc. Velaba por la honestidad de los Goya y ha tenido roces no con esta directiva, sino con todas. Sorprende su despido porque precisamente por eso mismo era muy valorada».

Según ha podido saber Cine con Ñ, Martínez es precisamente la trabajadora que decidió descolgarse de la demanda al haber encontrado otro trabajo y, en principio, no suponer ninguna diferencia económica. Las dos que han visto la improdecencia del despido han sido Ana Ros, que fuese directora de la revista de la Academia, y Marta Tarín.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.