Estás leyendo:
Los despidos de la Academia de Cine podrían forzar una asamblea extraordinaria
6 min

Los despidos de la Academia de Cine podrían forzar una asamblea extraordinaria

Aunque sí debatirán las cuentas, la explicación de los tres despidos polémicos no está en el orden del día de la asamblea general del 12 de septiembre

Academia de Cine

Los tres despidos de la Academia de Cine que levantaron la polémica hace poco más de un mes no están en el orden del día de la asamblea general de la institución del próximo 12 de septiembre. Este hecho hace dudar a parte de los académicos críticos con dicha decisión y a la representación de las afectadas de que se vaya siquiera a tratar el tema. Las explicaciones ofrecidas por la actual directiva de la Academia a las trabajadoras despedidas, que están impugnadas judicialmente, tampoco convencen por el momento a distintos miembros de la institución, que podrían convocar una asamblea extraordinaria si los detalles de las cuentas de la Academia no justifican el prescindir de ellas.

Lo que se trate en dicha asamblea sobre los despidos puede tener consecuencias legales respecto a la denuncia por despido improcedente presentada por las actualmente extrabajadoras de la Academia de Cine. El pasado 7 de septiembre se presentó la demanda correspondiente y quedaría pendiente de señalar fecha del juicio. El abogado de las afectadas explicó a Cine con Ñ que en este caso se trata de «que se reconozca el despido como improcedente a pesar de que, económicamente, se ha cubierto como tal».

Este es uno de los puntos que hace dudar a parte de la Academia y a las propias despedidas de las causas alegadas. Las tres trabajadoras recibieron el pasado 31 de julio un despido por causas objetivas, en este caso por motivos económicos y organizativos, pero se les ofreció una indemnización mayor a la que correspondería por dicho tipo de despido, de hecho, la máxima que se puede ofrecer y que corresponde a un despido improcedente.

Abrir la puerta legal a la readmisión

El letrado de las trabajadoras explica «que quieren que se reconozca legalmente que el despido fue improcedente y que esta indemnización no es un favor que concede la Academia graciosamente, sino una obligación legal«. Añade que «no se entiende que en un despido por causas económicas en el que no han presentado ni un solo dato de las cuentas que obligan a reducir plantilla.

Por otro lado, el reconocimiento del despido improcedente abre la puerta a una posible readmisión. El abogado de las despedidas presenta este escenario como hipotético «porque requiere acuerdo de las dos partes». Si un despido es declarado improcedente normalmente el juez indica a la empresa que debe elegir entre la readmisión en el puesto de trabajo en las mismas condiciones de rango y sueldo o la máxima indemnización que marca la ley. Si la empresa decide la readmisión, depende de la persona despedida aceptarla o no. En este último caso, si la persona despedida rechaza la readmisión pierde la indemnización, al considerarse una baja voluntaria.

Si se declarasen improcedentes los despidos en la Academia de Cine tendría que ser la propia institución pidiese dicha readmisión, «algo que entendemos que la actual directiva, que es la que tomó la decisión en primer lugar, no haría», explica el letrado. «No sabemos si la asamblea general puede afectar a esa decisión, en cualquier caso la demanda de mis representadas sigue adelante porque quieren el reconocimiento del despido improcedente aunque sea como reconocimiento moral de que no había causas objetivas para prescindir de ellas«.

Las cuentas si estarán a debate el día 12

Es posible que los despidos de la Academia de Cine no estén en el orden día como tales, pero sí las cuentas de la entidad. Una de las funciones de la asamblea general es aprobar dichas cuentas, en cuyo debate es probable que se plantee la necesidad de los recortes de plantilla y, si la situación económica es tan mala como se ha alegado para justificarlos, por qué se ha optado por la indemnización por despido improcedente, que cuesta más cara a la institución.

Asimismo, y como muchas académicas ya han expresado en redes sociales desde el pasado agosto en que se conoció la decisión, se cuestiona cómo es posible que, incluso con la crisis derivada de la COVID-19 mediante, se haya llegado a una situación financiera tan mala que justifique recortes de plantilla.

despidos Academia de cine

Un momento de la gala de los Premios Goya 2019. Fuente: Academia de Cine.

«En diciembre de 2019 se presentaron unas cuentas maravillosas, con superávit. Se nos vendió que de las mejores que ha tenido nunca la Academia», explican a Cine con Ñ fuentes entre las académicas contrarias al despido. «¿Qué ha pasado en estos meses para que ahora estemos tan mal? Nos tienen que explicar esas previsiones, porque igual la pregunta puede ser que, si estamos así, es por la gestión que se ha hecho», añaden.

Otros académicos consultados por esta publicación no descartan «una asamblea extraordinaria que corrija u obligue a ampliar lo que no se vea en la asamblea general» aunque aclaran que «primero tenemos que dejar que la directiva se explique. La situación es extraña, pero la asamblea general está precisamente para que se conozcan las cuentas». En este sentido, los despidos en la Academia de Cine serían solo un tema más a tratar.

La «interventora» de la transparencia de los Goya

En su carta abierta tras recibir el apoyo de parte del sector, las trabajadoras despedidas alegaban que en los últimos meses se han tomado medidas que contradicen la mala situación económica de la institución. Ponían como ejemplo la remodelación de la planta baja de la sede para convertirla en una cafetería abierta al público, la creación de un Programa de Ayudas a la Investigación o el aumento de la partida de ayudas al Programa de residencias.

Los despidos de la Academia de Cine han sido aún más polémicos por el perfil de las trabajadoras afectadas, dos de ellas con más 20 años de experiencia en la institución. En concreto algunos de los académicos consultados por Cine con Ñ han señalado el de Nieves Martínez, a la que llegaron a definir como «la interventora de los Goya. Tiene el reglamento en la cabeza y se ocupa de la transparencia del proceso. Era la persona que elegía al notario, aceptaba o rechazaba nominaciones, etc. Velaba por la honestidad de los Goya y ha tenido roces no con esta directiva, sino con todas. Sorprende su despido porque precisamente por eso mismo era muy valorada».

 

Jose A. Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.