Estás leyendo:
Crisis sociales frente al espejo en ‘El año del descubrimiento’
5 min

Crisis sociales frente al espejo en ‘El año del descubrimiento’

Luis López Carrasco ('El futuro') estrena una multipremiada película compuesta de vivencias directas de trabajadores españoles a partir de la quema de la Asamblea Regional de Murcia en 1992

el-año-del-descubrimiento-cine-con-ñ-2

Con un multimpremiado recorrido por festivales, llega a salas comerciales El año del descubrimiento, ambiciosa película en el espacio entre la ficción y el documental del murciano Luis López Carrasco. Un filme de 200 minutos formado por conversaciones y confesiones de bar que parte de un momento concreto, la quema del Parlamento de Murcia en 1992, para conectar un gran relato histórico sobre las condiciones y expectativas de vida de los trabajadores en España en el siglo XX y XXI.

En conversación con Cine con Ñ, Carrasco explica que el proyecto de El año del descubrimiento partió como intento de respuesta a su anterior películaEl futuro (2013)-, que era una mirada desidealizada de la Transición desde la España de la crisis a partir de una noche festiva tras la victoria electoral del PSOE en 1982. «Con la película me di cuenta que cuando quieres hablar de los 80 todo se reduce a estar a favor o en contra de la Movida madrileña: así el marco hegemónico que nos permite leer la época ya ha triunfado. Damos por sentado que los 80 fueron ese fervor, pero hay muchas otras cosas que sucedieron entonces», asegura López Carrasco.

Luis López Carrasco, director y coguionista de ‘El año del descubrimiento’. Fuente: Begin Again Films

El director tuvo la necesidad de volver a la misma época de El futuro pero desde un lugar completamente distinto: el de la reconversión industrial, proceso de desmantelamiento de distintas industrias productivas en España que se intensificó a partir de la segunda mitad de los 80. «Siempre me había creado mucha curiosidad la reconversión industrial porque hay muy poca información. Está todo reducido a cuatro lugares comunes sobre empresas franquistas y obsoletas que había que desmantelar, y el resto de informaciones se quedan en un ámbito muy local», dice López Carrasco.



Mientras investigaba el tema volvió a dar con un recuerdo de infancia olvidado: el de la quema del Parlamento de Murcia en 1992 por los disturbios que causaron el cierre de empresas industriales de la zona y los consecuentes despidos de trabajadores. «Me acuerdo de ver la quema de pequeño en la televisión y no entender absolutamente nada. Yo soy de Murcia, y cuando empecé a preguntar a mi alrededor nadie lo recordaba. Ahí fue cuando pensé que había una película. Por pura curiosidad quería saber qué había pasado», explica el director de El año del descubrimiento.

López Carrasco y Raúl Liarte, coguionista de la película e e hijo de un trabajador del astillero de Cartagena, situaron El año del descubrimiento en un bar de esa zona industrial de Murcia de la que salieron las protestas del ’92. Para hablar de ello habían pensado en una película más cercana a la ficción, al estilo de El futuro, con recreaciones hechas por actores sin formación previa que interpretaran a estos trabajadores. Pero cuando empezaron a documentarse sobre aquellos hechos y hablaron con los líderes sindicales protagonistas, el concepto del filme cambió.

«Nos conmovió su presencia, sus voces, sus rostros… el hecho de que esas emociones estuvieran tan en carne viva 28 años más tarde. Entendimos que esas personas tenían que salir en la película; no valía que fueran una simple fuente primaria de información para escribir diálogos. Ellos mismo tenían que contar de viva voz lo que habían pasado«, explica López Carrasco sobre el viraje de El año del descubrimiento hacia un documental directo y testimonial.

Rodada en gran parte en el bar La Tana de Cartagena en noviembre de 2018, la película se compone de casi 50 personajes/personas que cuentan en conversaciones guiadas sus experiencias laborales y vitales; su visión del pasado, lo que tienen hoy en la cabeza y lo que les vendrá. Todo en un mismo bar y colocado inicialmente en un marco de época ambiguo: rodada con cámaras de finales de los 80, con un vestuario y caracterización que podría pertenecer a los 90 pero también a la actualidad. Una decisión nada casual que busca poner a dialogar distintos momentos históricos de tensión y crisis social en España a través de experiencias homologables.

Así explica López Carrasco esta apuesta, que forma también uno de los discursos centrales de El año del descubrimiento: «Al preguntarme cómo podíamos resucitar o reanimar esas experiencias del ’92, llegó la hipótesis: en la medida en que la crisis del 2008 ha generado una enorme precariedad e incertidumbre, ¿seríamos capaces de conectar, a través de testimonios del presente, con las emociones de entonces? Al fin y al cabo, los efectos emocionales, familiares y personales que tienen las crisis son muy equivalentes. Sea cual sea la crisis, el efecto en la población va a provocar la misma intensidad y el mismo dolor».

El resultado es un cuadro extenso de distintos asuntos sociales, desde la Guerra Civil hasta la actualidad, en boca y oído de la clase trabajadora. Una apuesta de cine social directo poco habitual en España: «Yo hice esta película porque me parecía que desde los años 80 hay un montón de colectivos que el cine deja de retratar y atender. Y eso te desconecta de tu propia memoria. La propia sociedad murciana tiene una imagen de sí misma, o proyecta una imagen al resto del país, en la que este tipo de experiencias nunca están», concluye López Carrasco.

 

Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.