Estás leyendo:
‘Contiguo’: reírse de la pandemia sobre la marcha
5 min

‘Contiguo’: reírse de la pandemia sobre la marcha

Creada durante el primer confinamiento, esta webserie acaba de pasar por Serielizados Fest y se sigue grabando adaptando el guión a la evolución de la situación sanitaria

contiguo-cine-con-ñ

Contiguo surgió en la tercera semana de confinamiento. Cintia Ballbé y Alejo Levis eran los vecinos de abajo de Enric Cambray y Júlia Bonjoch. Los cuatro profesionales de diferentes disciplinas artísticas, como muchas otras personas durante aquellos meses, necesitan estar activos e intentar sacarle algo positivo a los meses de encierro. Y se repartieron los cuatro papeles principales de la futura serie.

Ballbé, guionista y directora de la serie, nos explica que para ella «la ‘comedia romántica’ es un género tan usado como desprestigiado. Quería ver qué pasaba al aplicar los patrones de la comedia romántica en un contexto tan incierto, confuso y casi apocalíptico como el que nos encontramos».

La webserie Contiguo ha sido uno de los pilotos en pasar por el reciente Serielizados Fest en busca de público y financiación. Además de ese primer capítulo ya hay un segundo en acceso en su web y se preparan los siguientes. Si de los ya grabados uno refleja el confinamiento ‘duro’ de primavera y otro el comienzo de la desescalada, los siguientes hablarán de los meses de libertad y el nuevo ‘semiconfinamiento’ actual.

Con todas las medidas de seguridad obligatorias y los medios justos, Levis se encarga de la fotografía y el montaje, además de parte de la música; Bonjoch compuso e interpretó el tema de la serie y Ballbé, como ya se ha mencionado, escribe y dirige. En un primer momento, con medios propios y cero financiación.



«Partimos de lo que teníamos al alcance, y de lo que podíamos abarcar los cuatro vecinos que hicimos los primeros episodios», nos comenta Ballbé. Una vez creado el proyecto y producido los primeros dos episodios «hemos tenido cierta visibilidad gracias al canal Betevé, y eso nos ha abierto la posibilidad de contar con una financiación mínima para seguir produciendo el resto».

Además de Verkami, un clásico ya de la producción independiente, se une la reciente partición en el Serielizado Fest. Una visibilidad que ha legitimado el proyecto, le ha dado la visibilidad que otorga Filmin y ha permitido que lleguen a un acuerdo de distribución con la productora Compacto.

 

Improvisar cuando cambian las medidas sanitarias

Alejo Levis se encarga de fotografía y montaje e interpreta al personaje de Carlos. Foto: Contiguo.

La creadora prefiere no llamar a Contiguo «una serie del confinamiento«, sino una historia «donde cuatro vecinos, debido a las circunstancias, se conocen y relacionan como seguramente no hubiera pasado de no existir el contexto excepcional en el que están». Pero la situación evoluciona «el confinamiento se acaba y tienen que moverse y tomar decisiones sobre su futuro, tomando decisiones que jamás hubieran imaginado«.

El argumento ha evolucionado junto con las circunstancias «pero el arco de los personajes estaba claro desde el momento en que empezamos a rodar», según Ballbé. En los nuevos episodios «acentuamos la posibilidad de estar en el exterior, con mascarilla, distancia de seguridad, etc. También jugamos con la incertidumbre de hacia dónde van algunas medidas o restricciones, y la duda existente en cada uno de nosotros sobre cómo afrontar los encuentros sociales o profesionales» explica.

Unas circunstancias que han obligado a Contiguo a improvisar cada paso dado que el equipo de la serie, como el resto del mundo, «aún seguimos adaptándonos a todas las medidas que surgen y se imponen, haciendo cambios de última hora en el rodaje«. La producción «está tan viva como lo están los personajes».

En Contiguo los secundarios aparecen por videoconferencia, el tonteo entre los protagonistas es a la hora del aplauso a los sanitarios y para echar miradas furtivas ahí que jugarse el físico asomándose de balcón a balcón. Y si alguien usa un satisfyer se puede convertir sin querer en un evento social.

 

Historias de amor «imposibles»

Cintia Ballbé escribe y dirige e interpreta al personaje de Alicia. Foto: Contiguo.

Esa necesidad de ir cambiando de guión y de planes conforme ha evolucionado la situación sanitaria ha conseguido que el público, por fuerza, se sienta identificado con lo que ocurre en la pantalla: la solidaridad compartida con vecinos a los que antes ni se ponía cara, las dificultades del teletrabajo, la gestión del tiempo «libre».

Ballbé cree que «desde este punto de vista atrapamos la atención del público, aún encerrado en la cuarentena. Gracias al segundo episodio, conseguimos trascender el contexto de confinamiento, y aferrar el interés y la curiosidad por las relaciones entre los personajes: las historias de amor imposibles que acababan de nacer».

A través de redes sociales y del boca-oreja «nos dimos cuenta de que el público realmente se quedaba con ganas de más y fácilmente seguiría consumiendo más episodios«. Algo que, como explica la directora, hace que en su misma comunidad exista «una motivación y un cariño especial por Contiguo«.

Al fin y al cabo, el propósito final de la serie era no amargarse. Ya queda otra que vivir en la Nueva Normalidad, al menos que sea pasándolo bien.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.