Estás leyendo:
Cine en Navarra: primero la animación, después el mundo
6 min

Cine en Navarra: primero la animación, después el mundo

La comunidad foral atrae al sector y, sobre todo, sus principales motores de innovación, mediante una agresiva política de incentivos fiscales

Cine en Navarra

El cine en Navarra empieza desde la animación. La región foral ha arrebatado a Madrid la capitalidad del sector y, sobre todo, de sus proyectos más innovadores. Con el Clúster Audiovisual de Navarra (Clavna) y el Centro Navarro de Producción Cinematográfica (CNPC) como proyectos destacados, ha atraído a productoras históricas como la Apolo Films de Claudio Biern Boyd e incluso a otras fuera del ámbito de la animación en sí como Tornasol Films.

Un éxito en convertirse en hub o nodo de innovación que hay que enmarcar en las políticas fiscales y de atracción de la inversión a largo plazo de la comunidad más allá de la industria audiovisual, pero que la considera un sector clave por su visibilidad.

En una etapa en la que España se ha convertido en uno de los principales puntos de producción cinematográfica de Europa y con la animación española en su mejor momento histórico, la asociación de la imagen del antiguo reino a la innovación técnica es fundamental en una planificación económica a mucho más largo plazo y que no ha entendido de cambios políticos en su gobierno.

El nuevo hogar de las empresas «madrileñas»

Cine en Navarra

Los responsables de las productores que constituyen el CNPC. Foto: Clavna.

El cine en Navarra no ha salido de debajo de las setas, sino que se ha mudado en un proceso reciente y que se retroalimenta. En ese sentido el proyecto más significativo es el ya mencionado Centro Navarro de Producción Cinematográfica (CNPC), que reúne a cinco grandes productoras que han hecho de la región su nueva casa no solo a nivel fiscal sino también de rodaje y producción técnica.

Impulsado por Tornasol Films, que a través del Clavna ya lleva varios años trabajando en Navarra con exteriores o interiores para El reino o Crónica de una tormenta, el CNPC se sitúa físicamente Polígono Industrial Sarrio de Berrioplano «para prestar servicios técnicos y desarrollar proyectos tecnológicos de I+D, así como formar a profesionales locales». Las otras empresas implicadas son

En paralelo Madrid se ha ido convirtiendo en la casa «europea» de las producciones de HBO, Netflix, Amazon o incluso Viacom, con el nuevo Madrid Content City como centro. La estrategia del Clavna, en este movimiento que está poniendo a España en el centro de la producción audiovisual, es la retroalimentación con el nodo madrileño, incluida la mencionada atracción de firmas ya consolidadas y nacidas en la villa y corte.

Aunque las productoras de animación no son las únicas, el hub entorno a la técnica y la innovación en el sector ha permitido al cine en Navarra diferenciarse de la producción en otras comunidades, y servir como punta de lanza a la atracción de inversiones y rodajes.

Innovación y grandes proyectos

D’Artacán y los tres Mosqueperros, que se estrena el próximo 22 de enero y sin miedo al virus, es el gran proyecto de Apolo Films desde Navarra. El largometraje de los populares personajes infantiles de los 80, cuyo teaser estrenó hace apenas una semana RTVE, es la producción que más expectación levanta entre las que saldrán del hub foral, pero no la única.

De hecho el proyecto que el propio Clavna define como el más «disruptivo» es el de Emotional Films, una iniciativa de I+D que busca cambiar la forma en que se relacionan cine y espectadores, tal cual. Lo que se busca es la creación de un software capaz de modificar una película en tiempo real en función de la edad del espectador, su localización o, por supuesto, sus emociones.

El equipo multidisciplinar incluye desde guionistas hasta expertos en efectos especiales, ingenieros o pedagogos. Desde Clavna defienden su «amplio abanico de posibilidades en el mundo de la educación, pudiendo tener un gran impacto en el tratamiento de las alteraciones en las capacidades de cognición social de los niños o incluso adultos».

Forman parte del proyecto la productora y estudio de animación Dr. Platypus & Ms. Wombat, junto el propio Clavna, la corporación tecnológica ADItech, la UPNA (Universidad Pública de Navarra), a través del Instituto de Smart cities y CREENA (Centro de Recursos de Educación Especial de Navarra).

Una política fiscal más allá del audiovisual

La presidenta de Navarra, María Victoria Chivite (PSOE). Foto: Wikimedia.

Hablamos de incentivos fiscales al cine en Navarra, pero para el gobierno foral se trata de una planificación mucho más amplia y a largo plazo, la llamada Estrategia de Especialización Inteligente de Navarra, dentro de las llamadas «estrategias S3» impulsadas por la Comisión Europea (S3 por sus siglas en inglés “Smart Specialization Strategies”).

Se trata de un modelo para el desarrollo económico que «implica concentrar los recursos en las áreas económicas en las que cada región cuenta con ventajas competitivas significativas«.

Refiriéndonos solo al sector, el portal Invest In Navarra, del propio gobierno regional, advierte: «Navarra cuenta con su propio régimen fiscal y marco regulatorio que le permite mejorar sus incentivos fiscales respecto al resto de España«. Y señala que las deducciones por inversiones en producciones cinematográficas las regula la Ley Foral de 1996 del Impuesto sobre Sociedades. En este caso hace referencia al llamado «cupo navarro«, similar aunque no idéntico al siempre controvertido concierto vasco.

El principal incentivo fiscal navarro es una deducción del 35% para inversiones cinematográficas y rodaje de películas, superior al del Estado. No exige gasto mínimo y premia los gastos realizados en Navarra directamente. El inversor puede deducirse el 100% de la inversión realizada, sin el límite del 25% en la cuota para otro tipo de deducciones existentes en la región, y el periodo de aplicación es de hasta 15 años.

Aunque la estrategia e incentivos fiscales navarros a través de la Navarra Film Commission arrancan del último gobierno de Unión del Pueblo Navarro (UPN), marca local del PP, son los dos recientes ejecutivos regionales de izquierdas los que la han desarrollado, primero con la presidenta Uxue Barkos, de Geroa-Bai, y actualmente con la socialista María Victoria Chivite, en ambos casos con coaliciones que unían a PSOE navarro, nacionalistas y Podemos.

 

Jose A. Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.