Estás leyendo:
Por qué la censura fue buena para el cine español
3 min

Por qué la censura fue buena para el cine español

censura-cine-español-cine-con-ñ

Tranquilidad. Ahora que están ya ustedes dentro nos perdonan el clickbait, que todo hay que probarlo. No, la censura no fue buena ni para el cine español ni para nadie, nunca. Por supuesto que no. La libertad es un atributo fundamental e inalienable del ser humano y su privación un delito, legal pero también, y antes, moral. Dicho lo obvio juguemos con la idea del título.

La guerra civil estalló en uno de los peores momentos posibles para el cine, que ya se había hecho hueco como opción de ocio entre el público y vio cortado su desarrollo a nivel artístico e industrial. Las pérdidas materiales fueron enormes y las intangibles incalculables, dando paso a un cine de régimen que celebraba los valores del nacionalcatolicismo y los hechos gloriosos del pasado español.

El franquismo, para quien se quisiera salir de la línea oficial, fue un doctorado en sugerencia e insinuación

Pero no solo. En esos largos años de dictadura se hicieron películas imprescindibles como Plácido, Muerte de un ciclista, Viridiana o La caza, entre muchísimas otras. El franquismo, para quien se quisiera salir de la línea oficial, fue un doctorado en sugerencia e insinuación, al módico precio de los derechos fundamentales. No es nada arriesgado decir que los años del franquismo vieron los mejores trabajos de Berlanga o Bardem; más obvio aún es decir que no fue justo que tuvieran que trabajar así.

viridiana-censura-cine-español-cine-con-ñ-22Fotograma de ‘Viridiana’ (1961), de Luis Buñuel

Ajustar cuentas con nuestro cine supone entender lo que se podía hacer. No rechazar la magnífica comedia costumbrista que es Historias de la radio porque su director dirigiera esa hagiografía del nacionalcatolicismo escrita por el propio Franco que es Raza (por cierto, autocensurada después del final de la segunda guerra mundial), ni ventilarse las obras enteras de Rafael Gil o Edgar Neville al grito de fachas.

Por cierto, aunque no necesariamente con dictaduras que supriman derechos fundamentales de por medio, la censura ha afectado al cine en otras épocas y lugares. De hecho en todos, incluido el presente. En diferentes formas, claro, pero cuanto antes dejemos de plantear el problema de la libertad –y ya no solo en lo referido al cine– en términos de blanco o negro, mejor. La libertad, como entendieron nuestros cineastas del pasado, vive en los grises.

 

Carlos Pintado Mas (CarlosPM76)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.