Estás leyendo:
Bikes: una simpática animación infantil con un mensaje ecologista
3 min

 

Producir con regularidad cine de animación suele ser un síntoma de una industria madura y potente, capaz de movilizar los recursos suficientes –que no son pocos- para sacar adelante este tipo de proyectos. La industria española sabemos que está muy lejos de esta situación de normalidad, pero sí que es cierto que los profesionales del sector hacen cada vez más con menos y hay productoras dispuestas a llevar los proyectos adelante. En este caso, en el marco de una coproducción con Argentina y China (la primera con el gigante asiático). El resultado es una película agradable, muy enfocada a un público infantil, y con un bonito mensaje ecologista y de celebración de la amistad y la lealtad.

Bikes nos transporta a Spokesville, una alegre ciudad habitada por bicis (sí, Bikes es como Cars pero con bicis). Con su bici policía, su bici cartero y su bici alcalde. Y con su ídolo local, Rock Bikeson, que liderará una campaña para introducir los motores de gasolina en nombre del progreso (y del beneficio de los dos banqueros, que son quienes verdaderamente están detrás de todo el tinglado). Nuestro protagonista, Speedy, se verá arrastrado a la promoción por la admiración que siente por Rock, pero paulatinamente se irá dando cuenta de que hay algo que no está bien, y acabará liderando la resistencia. Una carrera entre Speedy y Rock acabará decidiendo el futuro de la ciudad.

A diferencia de otros films recientes de animación como, sin ir más lejos, Un día más con vida, que se impuso a Bikes en los Goya en la categoría de animación, la apuesta aquí es claramente por un público infantil. Esto se traduce en una caracterización muy marcada de los personajes, los buenos muy buenos y los malos muy malos, y en un mensaje muy directo y poco sutil a favor de la defensa del medio ambiente, la amistad y la lealtad. El público más maduro tendrá poco a lo que agarrarse, más allá de la voz del exciclista Perico Delgado, que siempre tiene su punto simpático.

El hecho de involucrar a tres países en la producción se nota en la calidad de la animación. Los personajes están bien hechos, y sus gestos y movimientos se aprecian con fluidez, de la misma manera que el pueblo de Spokesville y sus alrededores están conseguidos con un alto nivel de detalle y atención. El productor Ximo Pérez ha hecho aquí un gran trabajo juntando a Manuel J. García, que tuvo la idea original de la película, en la dirección con profesionales como John Michael Boughn, Michael Maurer y Joel Jessup en el guion y Anabel Alonso y Carlos Latre en las voces.

El resultado final es una agradable y bienintencionada película familiar que crece a lomos de una animación bien cuidada y desarrollada, y que aporta un importante mensaje ecologista. Aunque deja cierta decepción al no aportar más capas que puedan ser apreciadas por un público maduro, Bikes cumple sobradamente sus objetivos para el público infantil, que es lo que se propone realmente. Es una bonita historia con una moraleja atinada para estos tiempos de verdadera emergencia medioambiental.

 

Carlos Pintado (@CarlosPM76)

 

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.