Estás leyendo:
Balance de la primera mitad del año para el cine español
7 min

Balance de la primera mitad del año para el cine español

cine-espanol-cine-con-ñ-2

 

Carlos Pintado Mas: Bueno amigo, hace tiempo que no hacíamos esto. Llevamos ya más de la mitad del 2019, ¿qué tal estás viendo el cine español hasta ahora?

Arturo Tena: La verdad es que tengo sensaciones muy contrapuestas con las películas españolas en estos primeros seis meses del año, querido. Por un lado, hay que celebrar con alegría el éxito nacional e internacional de Dolor y gloria (Pedro Almodóvar, 2019), que es seguramente el film-evento hecho en España más importante de los últimos tiempos. Ya el hecho de ser una de las favoritas para llevarse la Palma de Oro en Cannes es un logro, que se reconoció con el premio al Mejor Actor para Antonio Banderas al final.

C.P.M: Dolor y gloria ha funcionado también muy bien, a nivel de taquilla, en Francia e Italia, y tiene pinta de que será una de las mayores candidatas al Óscar de Mejor Película de Habla no Inglesa. Estoy de acuerdo en que es posiblemente la película española más importante de los últimos años. Por lo que es, pero también por lo que significa. Se utilizó mucho la expresión de testamento cinematográfico y esperemos que no sea la última, pero si lo fuera sin duda sería un final redondo. Tu título de hacer las paces con uno mismo encaja como un guante.

A.T: Gracias, salao. Siguiendo con Cannes, no hay que olvidarse tampoco de que las españolas Liberté (Albert Serra, 2019) y O que arde (Oliver Laxe, 2019) se llevaron galardones y fueron bien tratadas por la crítica. Estas dos películas además me vienen genial para quejarme de lo que no está funcionando en 2019. ¿Qué visibilidad tienen sus directores en España, Serra y Laxe? Sus películas anteriores tuvieron estrenos y distribuciones muy limitadas aquí; se quedaron en los círculos cinéfilos y de festival vaya. Tenemos un problema si no somos capaces de que nuestros talentos tengan presencia interna y se tengan que ir fuera.

Fotograma de ‘O Que Arde’, de Oliver Laxe

C.P.M: Hemos visto otros ejemplos de éxito de españoles en otros sitios, seguramente el más llamativo sea lo bien que le ha ido a Oriol Paulo en  la taquilla de China con Durante la tormenta. Y luego en abril se reestrenó aquí, pasando bastante desapercibida, igual que cuando se estrenó en noviembre, que la cartelera estaba muy poblada.

A.T: Aquí la industria se agarra a la dependencia de las comedias que repiten una y otra vez las mismas fórmulas, como bien dijiste hace unas semanas. Esto está empezando incluso a cansar al público diría; no hay más que ver que el acumulado de taquilla va mal. Junio ha sido pésimo a nivel comercial para el cine español y julio no ha empezado mucho mejor pese a Los Japón.

C.P.M: Efectivamente, el modelo se está agotando. Las dos pelis de Dani Rovira (Taxi a Gibraltar y Los Japón) han tenido unos resultados discretos en comparación con otras pelis del actor malagueño, por ejemplo. Es verdad que el pelotazo del año, Lo dejo cuando quiera, sí que empieza ya a presentar rasgos distintos, siempre dentro de este sistema industrial de producción. Y mira que me pareció flojita, pero está claro que tiene un toque diferente a nivel narrativo.

A.T: Sí, a ver, yo no digo que no deba haber un cine comercial español que no sea un cruising en la Francia de Luis XIV, pero el sistema de incentivos y ayudas tienen que empezar a fijarse en este enorme espacio de desigualdad que hay entre las películas de taquilla y el cine «alternativo» que se escapa totalmente del radar y que parece condenado a la guerrilla. Estas dos velocidades no nos están beneficiando culturalmente, y ahora parece que empiezan a flaquear también a nivel comercial.

C.P.M: Estoy de acuerdo. Ya el año pasado con la entrada de Beatriz Navas al frente del ICAA se intentaron potenciar las ayudas a óperas primas, documentales, películas dirigidas por mujeres –algo que es muy urgente solucionar-, y cine experimental. Estaría bien que se siguiera esta línea y se potenciara aún más, por un motivo muy sencillo: las grandes cadenas siempre van a poder producir películas. Las ayudas no son tan decisivas en estos casos como en producciones más modestas.

A.T: Estoy de acuerdo, y que no haya incertidumbre jurídica sobre el sistema de ayudas. Ahora mismo son los que están en los márgenes los que más sufren el sistema. Si no se llega al objetivo tradicional de los 100 millones de recaudación total este año, que es lo más probable (llevamos 40 millones a estas alturas de julio), esto tiene que ser un aviso importante de que hay cosas que tienen que cambiar. Agotamiento de fórmulas cómicas y la necesidad de dar visibilidad y cauce a propuestas del cine español empujado al low-cost.


Fotograma de ‘Taxi a Gibraltar’, de Alejo Flah

C.P.M: También creo que tendríamos que empezar a replantearnos, sobre todo desde los medios, la importancia que le damos a la taquilla. Aquí el ejemplo serían los casos de Tu hijo (Miguel Ángel Vivas, 2018) o La enfermedad del domingo (Ramón Salazar, 2018). En salas tuvieron una vida discreta, en el mejor de los casos, pero tras estrenarse en Netflix se comprobó el enorme interés que generaron y el impacto que tuvieron internacionalmente. Gran exposición en redes sociales (hasta Iker Casillas lo compartió) y rédito para sus autores, que encuentran más oportunidades de seguir trabajando al final. Y si la forma de ver cine está cambiando también tendría que hacerlo la forma en la que se mide. Aunque para esto Netflix y compañía tendrían que ser más transparentes, cosa que por desgracia no ocurre; el caso de Roma aquí es casi de película.

A.T: Las cosas de depender de las estrategias comerciales de una sola empresa privada. Por poner una nota positiva, que nos estamos poniendo muy cenizos, diría que es de apreciar la cada vez más normalizada diversidad lingüística y cultural de nuestro cine en los últimos meses. No es casualidad que películas como El hijo del acordeonista (euskera), La banda (valenciano) y Los días que vendrán (catalán) se estén estrenando en sus idiomas en todo el territorio. Es un valor más de nuestro cine que sepa recoger con tolerancia una situación normal que un distribuidor hace 20 años ni se habría planteado. Ya no hay que escuchar solo un castellano neutro, y la verdad es que se agradece.

C.P.M: Buena observación, a mí también me parece algo a celebrar. Y por seguir con las buenas noticias, pienso que estamos viendo buenos debuts. La banda que has citado antes, El increíble finde menguante, Boi, Qué te juegas (el batacazo más grande en taquilla en lo que va de año; tenía calidad y medios de difusión para haber hecho buenos números), recientemente La vida sin Sara Amat,…cada una en su estilo son buenas películas que nos presentan a gente muy válida en el cine español.

 

TOP 5 DE PELÍCULAS ESPAÑOLAS EN LO QUE VA DE AÑO

5. LA BANDA

Pulsa en la imagen o aquí para leer la crítica

 

4. EL INCREÍBLE FINDE MENGUANTE

el-increible-finde-menguante-cine-con-ñPulsa en la imagen o aquí para leer la crítica

 

3. BUÑUEL EN EL LABERINTO DE LAS TORTUGAS

Pulsa en la imagen o aquí para leer la crítica

 

2. LOS DÍAS QUE VENDRÁN

días-que-vendrán-cine-con-ñPulsa en la imagen o aquí para leer la crítica

 

1. DOLOR Y GLORIA

dolor-y-gloria-cine-con-ñPulsa en la imagen o aquí para leer la crítica

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76) y Arturo Tena (@artena_)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.