Estás leyendo:
Audiencia y plataformas: ¿es Netflix la más vista?
8 min

Audiencia y plataformas: ¿es Netflix la más vista?

Un estudio de JustWatch vuelve a poner sobre la mesa la difícil medición de los números del streaming, a pesar del cada vez mayor peso de estas empresas en la producción audiovisual española

Audiencia

¿Es Netflix la plataforma más vista, o la que interesa más a los españoles? ¿Cuánto han subido los suscriptores de cada una durante la pandemia? ¿Es posible, en fin, medir de forma fiable la audiencia de HBO, Movistar+ o Amazon Prime? Un estudio de la web JustWatch vuelve a intentar dar respuesta a estas preguntas dejando casi las mismas dudas que siempre.

No es una polémica nueva: Netflix, HBO, Amazon, Disney+, Filmin, FlixOlé… saben perfectamente cuántos suscriptores tienen y qué ven estos. Pero el famoso ‘top ten’ con lo más visto que exhiben algunas de ellas resulta harto sospechoso cuando no publican cifras, y solo las renovaciones y cancelaciones nos dan una pista de qué contenidos son rentables, aunque se puede elucubrar con motivos también de estrategia o imagen de marca.

JustWatch, la aplicación que permite buscar en qué plataforma están disponibles diferentes contenidos, elabora un ránking trimestral basado en las búsquedas en su web o en la app móvil. Herramienta útil en estos tiempos de audiovisual atomizado, pero que no mide tanto que plataformas es la más vista como aquella que la gente que la utiliza busca más.

Con todo, guarda cierta coherencia con otras estimaciones: Netflix en cabeza con un 25% de las búsquedas, seguida muy de cerca por Amazon Prime Vídeo (23%). Algo más atrás HBO España (12%) y la novata, Disney Plus (11%). Aparecen por fin las españolas, con Movistar Plus (10%) doblando a Filmin (5%) -se queda fuera FlixOlé- y finaliza con Sky TV (3%). Pero búsquedas no es igual a audiencia.

 

Una audiencia confinada

Audiencia

El estudio de JustWatch para España corresponde al segundo trimestre de 2020, es decir, de abril a junio, con el confinamiento en su momento álgido. De un periodo más extenso es otro informe recientemente publicado por la consultora Trescom, ya que abarca casi todo 2020. Se basa en un principio de nuevo similar pero más amplio: las búsquedas en Google y las consultas sobre el precio y los modelos de suscripción de cada plataforma.

No sorprenderá a nadie que dicho estudio señale que el gran pico de búsquedas sobre plataformas fue el 14 de marzo, con el anuncio del estado de alarma, cuando se disparó «contratar Netflix», llegando a un 100% de popularidad -lo habitual es que oscile entre el 30% y el 40%, según los mismos datos-. Otro momento álgido se produjo diez días después, el 24 de marzo, fecha de salida de Disney+ en España, cuyo índice de popularidad llegó 100% en la búsqueda de precio. Dos días después descendió al 20%, que es en la franja en la que se mantiene.

En el total del año, Netfilx aglutinó el 37,80% del volumen de búsquedas en Google sobre su precio incluyendo el nombre de cada plataforma analizada, seguida de Movistar+ (21,26%), HBO (16,54%), Amazon Prime Video (7,87%) y Disney Plus (16,54%). En las búsquedas de «contratar» Netflix dominó con un 56,72%, seguida de Movistar+ (25,37%), Disney+ (11,94%), HBO (4,48%) y Prime Vídeo (1,49%).

En otoño de 2019 se atrevía con otra estimación NIUS diario, el periódico digital de Mediaset. Su método de estimación fue tomar la medida de audiencia de Comscore, que hace un cruce de pinchazos en dispositivos y panel de hogares, pero contabiliza usuarios únicos, no abonados. Es decir, mide clics de al menos un minuto de usuarios diferentes, aunque solo alquilen puntualmente un contenido -algo habitual en Movistar+ o Filmin, por ejemplo-.

NIUS tomaba su ránking como orientativo y apenas un acercamiento que podía estar hinchando o infrarrepresentando canales. Los números, en verano de 2019, eran: Netflix 7,3 millones de usuarios, Movistar+ 2,7 millones, Amazon Prime Vídeo, 2,4 millones, HBO 2,1, y Rakuten y Filmin alrededor de los 250.000 usuarios. Aunque no sean cifras fiables al 100%, es lo más parecido a un medidor de audiencia que se ha hecho.

Así que, respondiendo a la pregunta del titular de este artículo: sí, es muy posible que Netflix sea la reina de las plataformas en España, sobre todo gracias a su estrategia de posicionamiento de marca -con producciones convertidas en eventos como Strangers Things o La casa de papel, que superan con mucho el fenómeno ya diluido de Juego de tronos, menos asociado a la marca HBO-.

Pero es imposible afirmarlo con seguridad sin conocer su audiencia real. Claro que, ¿qué importancia tiene todo esto, más allá de que Netflix pueda sacar pecho o Filmin presumir de mirar a la cara, aunque sea desde lejos, a los gigantes?

 

Un actor clave en el audiovisual español

audiencia

Este mismo abril conocíamos que el pago por contenidos para ver en casa está en su mejor momento en España. Los hogares en los que se paga por algún tipo de servicio televisivo alcanzan los 10,1 millones (53,8% del total), según un informe de Barlovento Comunicación.

Este número, correspondiente al primer trimestre de 2020, es casi el triple del que se registraba hace una década: en el mismo período de 2010 eran 3,6 millones (21,3%) las casas españolas con alguno de estos abonos. Un aumento del 180 % que se debe, principalmente, a la llegada de las plataformas de streaming (Netflix, Amazon Prime Video o HBO) y las Smart TV durante este tiempo.

El peso de estas plataformas en el consumo de audiovisual en España se ha trasladado también a la producción. Algunas de las ficciones locales de más éxito en los últimos años no existirían, o habrían finalizado su emisión mucho antes, si no fuese por las plataformas: Patria, Escenario 0, La unidad, Orígenes secretos o Valeria entre las primeras, La casa de papel o El Ministerio del Tiempo entre las segundas.

Su influencia llega ya hasta el cine, sobre todo en el caso de Amazon, cuya participación en comedias de éxito o proyectos diseñados para serlo, como Padre no hay más que uno o Explota, explota hace que pueda adelantarse con experimentos como el inminente estreno de la segunda parte de la comedia de segura en streaming mientras aún se exhibe en salas.

Su fuerza es tal que para igualarlas dos tradicionales competidoras como Atresmedia y Movistar+ se han unido en Buendía Estudios, aunque ambas mantengan alianzas varias, sobre todo con la plataforma del centro comercial online de Jeff Bezos.

De hecho estas plataformas, además de Viacom -que adaptará en coproducción con Diagonal TV La novia gitana, por ejemplo-, se han instalado en Madrid convirtiendo a España en parte central de su estrategia de producción de contenidos en Europa.

Así que la cuestión es si debería exigirse transparencia a estas empresas, sin dejar de reconocer su aportación al buen momento de nuestra ficción audiovisual, que hagan públicos sus números. No tanto para que los periodistas culturales elucubremos complicadas teorías psicosociológicas sobre por qué la gente prefiere ver tal cosa o tal otra ni para que se usen como arma arrojadiza en Twitter. Que también.

 

La cultura como sector estratégico

apuestas-goya-cine-con-ñ

Estamos peleando porque todas nuestras instituciones, no solo las públicas, sean transparentes. Entre otras cosas porque muchas crisis vividas en los últimos 20 años se habrían paliado mucho antes si sus responsables, negocios privados que o bien mentían o bien realizaban prácticas que rozaban lo fraudulento, como la banca y las inmobiliarias, hubiesen sido transparente.

Pero es que además el sector cultural no es un sector cualquiera. Lo demuestra el tratamiento que le dan países de nuestro entorno que son potencias simbólicas en todo el mundo gracias al apoyo del sector público y no a pesar de él, como ocurre en España, que en comparación con EEUU, Alemania, Francia o Reino Unido tiene a su sector audiovisual infrafinanciado.

El control sobre la propia producción cultural forma parte de la autonomía de un país, que no es tanto que el Gobierno diga lo que hay que filmar como que se asegure de que una hay pluralidad de voces representativas de la realidad del estado.

Y es posible que conocer los datos de suscripción y audiencia de las plataformas no sea el único factor que influya en todo esto. Pero sin duda más transparencia no hará mal a nadie. Porque es difícil fiarse de quien no te lo está contando todo.

 

Jose A Cano (@caniferus)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.