Estás leyendo:
Alfonso Cortés-Cavanillas: «Siempre había querido hacer un western en España»
7 min

Alfonso Cortés-Cavanillas: «Siempre había querido hacer un western en España»

sordo-cine-con-ñ-1

 

Alfonso Cortés-Cavanillas es uno de los fundadores de la productora La caña brothers, que desde 2010 ha hecho trabajos para televisión (con periodistas como Jon Sistiaga, Iñaki Gabilondo o Ana Pastor), documentales (Nacido En Gaza, Deconstruyendo a Dani García), publicidad, videoclips,…y también cine. En 2012 Cortés-Cavanillas dirigió Los días no contados y ahora vuelve a la carga con Sordo, un proyecto que, nos cuenta, ha pasado años incubando. Alfonso es una persona apasionada de su trabajo, y cuando nos reunimos con él en el tramo final de una mañana de entrevistas seguía hablando de su trabajo con la pasión y la alegría de quien disfruta dedicándose a lo que le gusta.

En cuanto a la producción, en Málaga dijiste que no había ninguna televisión detrás ni ninguna plataforma, o sea que está producido desde La caña brothers. Cuéntanos un poco más de este proceso. Cómo es, ventajas, dificultades.

Las ventajas no las sé porque solo sé esta. Dificultades muchas: tienes que trabajar mucho para tener el presupuesto que quieres. Pero también tiene la parte satisfactoria de conseguir y pelear cosas, buscarlas, y eso es importante. Nosotros creíamos mucho en esto y sabíamos que teníamos que mostrar lo que podíamos hacer. Y una vez que lo mostrásemos teníamos confianza en que iba a entrar más gente, como Filmax para la distribución y TVE ahora, y hay visos de que vaya a entrar más gente. Creíamos que teníamos un producto que iba a ser diferente.

En Málaga al verla por primera vez nos sorprendió lo diferente que es de lo que se suele ver en el cine español, más aún pensando en la época en la que está ambientada. Dijiste que la propia idea del western estaba ya en el cómic. ¿Cómo llegaste al cómic y qué te atrajo de él?

Yo me compro muchos cómics, soy un tarao de los cómics a lo bestia. Y siempre había querido hacer un western en España, pero sin tener que irme a Almería a hacer un spaguetti western. Sin la necesidad de justificarlo. Y eso me lo dio el cómic. Cuando lo leí dije: es que está ahí. Entonces cogimos esos elementos, por eso me enamoró. Nosotros empezamos con La caña brothers en 2010 y ahí me compré el cómic. Vine a las oficinas y les dije que había que hacer esa película. Pero que había que prepararse para hacerla porque es complicada y hay que trabajarla mucho. Hicimos la otra anterior, Los días no vividos, para coger experiencia y aprender, que es lo divertido también de esto, y nos pusimos con ella. Y ya luego es trabajarlo. En Los días no vividos conocí a Asier, y Asier era Anselmo claramente. Y nos pusimos a escribir, a trabajar, a darle vueltas, a leer mucho, a ver, a darle otra vuelta otra vez al cómic. Es un proceso.

Hablando de westerns. ¿Qué referencias cinematográficas manejabas? ¿Qué pelis viste en ese periodo?

Ninguna en especial. He visto mucho y me gusta mucho. Desde el clásico John Ford americano hasta el Tarantino de ahora, pasando por Sam Peckinpah, que para mí es el puto amo. Sergio Leone, Kevin Costner, Clint Eastwood por supuesto…siempre que sale algo de western me gusta verlo. Entonces almacenas y eso luego va surgiendo, pero no vi nada concreto. Sí que tenía claro que quería que la primera hora fuese más clásica, más John Ford (sin ser yo John Ford), y luego entrase Sam Peckinpah. Esa era la idea, trasmitir ese giro. Ver el género más clásico hasta el más moderno. Una violencia diferente, que empieza a crecer hacía un punto más cercano a Leone, Peckinpah o Tarantino, estando yo muy alejado de ellos, pero en la intención.

Fuente: Sordo, la película. Facebook

Uno de los temas de fondo de la película, a partir de la sordera del protagonista, es la incomunicación. ¿Es un problema que nos afecta ahora mismo? ¿Hay incomunicación ahora mismo en España? ¿Gritamos demasiado y nos escuchamos poco?

Para mí la hay claramente, por eso no tenemos gobierno. Me parece algo tan simple como eso. Aquí en La caña brothers hemos trabajado con muchos periodistas (Jon Sistiaga, Ana Pastor, Mamen Mendizabal, Iñaki Gabilondo, que es brutal, cada vez que hablas con él te abre la cabeza) y conocemos mucho esa incomunicación. En los conflictos bélicos más, pero esta película sí es una metáfora de lo que vivimos. Es escucha al de al lado, quítate tus egos y tus mierdas que hacen que no escuches.

La incomunicación de Anselmo es un reflejo de eso. Cuando no estás comunicado no sabes quién es tu enemigo, quién es tu amigo, quién te quiere ayudar, quién te quiere perjudicar. Porque no estás escuchando. ¿Y qué acaba haciendo Anselmo? Perjudicando. Por ese mismo aislamiento ¿Qué acaba haciendo un político ahora mismo? Perjudicando.

Hablando de cine español, y aprovechando tu doble visión como espectador pero también desde dentro, cómo lo ves ahora mismo. ¿Ves alguna evolución desde que empezaste?

Veo evolución. Por ejemplo las plataformas abren eso un poco, no son de aquí, venden en todo el mundo. Entonces se ha creado otra mentalidad de ampliar las miras. Creo que hay mucha gente, por ejemplo me gustan mucho Sorogoyen o Alex de la Iglesia, que buscan otras cosas. Y creo que hay que ser valiente en eso, en buscar. Y a veces aciertas y a veces no, es que eso pasa aunque vayas a algo fácil. Hay comedias, porque parece que en el cine español al público solo le interesan las comedias, que se dan un batacazo. No se trata de eso. Creo que se pueden seguir haciendo comedias, dramas, lo que te dé la gana, a la gente le mueven sentimientos, me río, estoy triste, depende del momento. Pero hay que ser valiente, intentar. Yo el día que deje de buscar algo diferente, sinceramente, me monto otra cosa, porque me va a dar igual. En el camino está la diversión, no en la meta.

No sé lo que va a pasar con Sordo, está ya para los espectadores. Pero el camino ha sido brutal. Aprendo cada día, estoy creciendo desde que monté La caña brothers, no soy la misma persona. Eso es lo divertido, la búsqueda de sueños, las metas. Y si te las quitas, o te las marcan, te estás limitando. No limitemos. Entonces creo que al cine español le falta un poco eso pero también creo que se está abriendo. Las grandes empresas se están abriendo, porque la zona de confort ha crecido, hay muchas plataformas y muchas empresas, y si no se mueven se mueren. Creo que eso es bueno y alimenta.

¿Queréis mantener este modelo de producción independiente para futuros proyectos?

Vamos a ver dónde nos lleva esto, no tenemos unas expectativas marcadas. Lo primero ha sido hacerla, que el equipo esté contento y se sientan orgullosos de la película, eso está y lo he sentido así. Que la gente la vea y le guste y luego ya veremos a dónde nos lleva. Creo que se puede colaborar, una cosa no quita la otra. No se trata de bajo y alto presupuesto. Creo que cuando escribes no tiene que haber limitación y no hay que estar pensando en los números, porque estás creando. Y luego ya se verá si hay que juntarse con veinte empresas para llevarlo a cabo o lo puedes llevar tú solo.

 

Carlos Pintado Mas (@CarlosPM76)

Dejar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Input your search keywords and press Enter.